Inventar el futuro

Octavio Almada

Una de las facultades más misteriosas y complejas de la mente humana es su capacidad de imaginación. La imaginación ha sido una actividad que ciencia y filosofía han intentado definir desde los elementos que la construyen cerebral y biológicamente, hasta su fantasmal atributo en el psicoanálisis. Todos estos esfuerzos humanos tratan de establecer el qué y para qué la imaginación, sus beneficios y sus riesgos. Sí, de hecho el fenómeno humano no es comprensible si no se toma en cuenta que la imaginación lo ha determinado fundamentalmente, para bien y para mal. La imaginación nos puesto en la Luna y al borde de la extinción. Se ha puesto a diseñar partes del cuerpo e inventa como destruirlo más pronto. Medicina y armas. Drogas para bien, drogas para mal. Ciudades del futuro y…las ciudades del presente. Autos cada vez más rápidos y entretenimiento para aliviar el aburrimiento por llegar más pronto a casa. Computadoras cada vez más amplias en memoria, velocidad y acopio de información e ideas imaginarias propias de la edad media. En realidad la imaginación libera y nos hace esclavos de ella misma.

Es cierto, la imaginación es la que nos destruirá y la que presuntamente nos salvará. Dígame Usted cuanta ficción, ciencia ficción en las películas y series televisivas la imaginación nos presenta un futuro atractivo en inmensas ciudades que son destruidas por monstruosidades de todo tipo. ¿Por qué nos atrae tanto experimentar esa contradicción? ¿Por qué nuestra imaginación es tan retorcida y trivial a la vez? ¿Tendremos que aprender a gobernarla en ciertos temas o desatarla en otros? Gobernarla en temas de imaginación política, armamentística? Tenemos que imaginar un estado mental para aprender a equilibrarla, tanto a  nivel personal como social? 

Veamos a dónde nos ha llevado la modernidad, a gozar obsesivamente con un instrumento altamente sofisticado, producto de imaginaciones técnicas, a comodidades y soluciones tecnológicas como tu refrigerador, tu estufa, el boiler, y todos tus consumos y por otro lado a nuevos padecimientos nerviosos, corporales y espirituales. Imaginar soluciones de corte religioso, mágico, esotérico. Somos una especie curiosa que se atrapó a sí misma imaginando libertades de toda naturaleza. Incluso imaginamos ideologías y posiciones políticas, sí también, que creen que tienen el camino de la sociedad bien controlado. Y no es cierto. 

Parece que el reto es ahora logar que el principio de realidad se libere de imaginaciones impertinentes y se ponga a imaginar las soluciones que realmente requiere la humanidad. 

Mientras tanto a la humanidad le ha llegado un colosal golpe de realidad que grandes grupos de personas creen que es una conspiración con tintes de dominación aún no creen. Esa bofetada al orgullo y la soberbia -(¿le podemos decir así?)- se llama COVID. Ya no se trata de que lo creamos o no porque los daños ya se están acercando a la realidad de todas las familias. En forma económica y de daños a la salud. El mismo confinamiento dispara nuestras imaginaciones a campos cada vez más oscuros o creativos. 

Se pude decir que la contundencia de la realidad, los estragos, nucleares y colaterales de la crisis sanitaria sólo se resolverán con la creatividad y la imaginación racional de los investigadores de la salud. Sí racional, controlada por las vías científicas. Y, por supuesto la crisis tendrá que ser controlada por la imaginación política que tiene ante sí uno de los más grandes dilemas que se le ha  presentado a la civilización actual. 

Sí, ante la destrucción del futuro, ese futuro a veces romántico, ingenuo, protector, se requiere contraernos en el tiempo para descifrar el presente e imaginar un futuro sometido a la racionalidad, a los ajustes de la austeridad, al pensamiento social. Deshacernos de los prejuicios que nos llevaron a estos extremos, deshacernos de necesidades creadas y que destruyen el ambiente. Orientar la imaginación hacia la urgencia de sobrevivir sin las condiciones que nos imponían las ideologías de mercado de consumo extremo, de discriminación. 

Ahora sí, hay que quitarnos caretas y enfrentar el peso de lo real….con imaginación. 

Le invito a leer algunas frases ingeniosas sobre este tema, seguro le servirán, las recogí del campo de Internet: 

“Muchas veces soy capaz de imaginarme 6 cosas imposibles antes de desayunar.”

“Querida imaginación, lo que amo sobre todo en ti es que no perdonas.”

“Los hombres que influyeron decisivamente en la historia, son aquellos que no esperaron que el mundo cambiara, sino que ellos decidieron cambiarlo. Ellos comprendieron que el éxito depende de mucha imaginación, comprobada valentía y una ética que los distinguió como hombres íntegros.”

“La valentía es la capacidad de afrontar lo que se puede imaginar.”

“El mejor automovilista es aquel que conduce con imaginación… imagina que su familia va con él en el auto.”

“La imaginación es como cruzar una puerta, donde debería poner: Cuidado con el escalón.”

” La imaginación el camino de muchos sueños, la perseverancia son los pies” Octavio Almada

Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?