Hablemos de la cena mexicana

Evelyn Medina

Las fiestas patrias son una de las costumbres más populares de México, por la autenticidad que, especialmente, la noche del 15 de septiembre tiene: la cena mexicana, los adornos patriotas, el gritoréplica del de la independencia (que esta vez será en línea por la situación extraordinaria que estamos viviendo) y los trajes típicos con los tres colores, mismos que engalanan cada rincón del país y que también parecen reflejarse en la gastronomía elegida para esta noche.

Como la comida navideña, la cena mexicana es también una fecha importante en las familias y amigos mexicanos, quienes se reúnen para llenar la mesa de distintos platos tradicionales, que lucen sus ingredientes resaltando aún más a los coloridos manteles que hay debajo de ellos. De bebidas no pueden faltar las aguas frescas ni tampoco la cerveza predilecta, y de antojitos y platos fuertes hay tanta variedad que es difícil elegir entre todos. ¿Ya imaginas cuales son los platillos que no pueden faltar en una cena mexicana?

De botana, los nachos o totopos encabezan la lista, puestos junto a las que nunca faltan: las salsas. Las que pican mucho, las que pican poquito, las rojas, las verdes, todas las salsas son bienvenidas, y si no es con ellas, el guacamole, hecho con el oro verde mexicano, es el perfecto remplazo para acabarse esas entradas. Como las tortillas son parte de la esencia de la gastronomía mexicana, están presentes en infinidad de platillos como las enchiladas –rojas, verdes o de mole, quesadillas, chilaquiles o tostadas con harta verdura, también se incluyen los huaraches, sopes, gorditas, chimichangas y los tacos, aunque en esta noche se acostumbran más los tacos dorados que los normales.

Sin embargo, uno de los platos protagonistas es el pozole, que para muchos es el epítome de la gastronomía del 15-16 de septiembre, ya sea que lo comas con pan o con tostadas, rojo, blanco o verde. Pasa algo similar con los tamales (que parecen estar presentes en cada festividad mexicana); debido a la gran variedad de tamales que nuestro país tiene, el tipo va a depender de las preferencias de cada región y de cada familia.

Otro de los platos que no pueden faltar en la noche mexicana es el chile en nogada, un platillo original de Puebla que consta de un chile relleno (usualmente de carne molida), cubierto con crema y salteado con granada y perejil; este platillo destaca sobre todo por sus colores que simbolizan los de la bandera mexicana.  Y aunque quizá en el norte de México no se acostumbre tanto el consumo del mole para estas fechas, sí que es otro plato típico en la cena mexicana para gran parte del país, quienes se dan a la difícil tarea de elegir entre alguno de los muchos tipos de mole con los que contamos.

También entre los antojitos mexicanos que están presentes, se encuentran los esquites (o, a lo sonorense, los cocteles de elote), las mazorcas asadas o cocidas, los raspados, la gelatina mosaico (obviamente tricolor), arroz con leche y pan de elote.

¿Cuál es tu plato preferido de la noche mexicana?


Evelyn Medina es estudiante de literatura y periodismo. Ensayista y apasionada a las buenas historias, sobre todo aquellas que se cuentan a través de los sabores. Puedes encontrarla en Instagram como @evemedinag.

Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?