¿Y? Pues ¿Y?

Soledad Durazo

Mucho se ha hablado, estudiado, ensalzado y criticado la particular óptica que tenemos en México para ver la realidad y reírnos de ella. Desde siempre la forma de relacionarnos y hacer una fiesta grande en el día de los muertos.

En la actualidad de las redes sociales, y con el apoyo de las aplicaciones tecnológicas, nos hemos vuelto caricaturistas de la vida pública y de las costumbres sociales un espacio que antes estaba limitado a “los moneros” tratándose de llegar a la opinión pública a través de sus cartones, ahora está complementado con la industria del meme.

La creatividad asoma también en algunos desfiles cuando se trata de reírse de los personajes políticos: las piñatas de inmediato captan al personaje de moda para tenerlo entre sus opciones.

Cuando veo que, como parte de la animación previa a Halloween, empiezan a aparecer “enteipados” colgados en negocios, no sé si tomarlo como consecuencia natural de la idiosincrasia mexicana o asumir cómo la frecuencia de los hechos delictivos de esta suerte ha cobrado carta de normalización y ya lo vemos sin espantarnos.

Y es que en las últimas horas la policía municipal de Hermosillo ha acudido a por lo menos dos lugares a “bajar” bultos que simulan el cuerpo de un ser humano colgado de los pies, forrado con bolsas de hule negro y con un mensaje, simulando a los que deja el narcotráfico, pero en alusión al giro del negocio donde se exhibe “el adorno”.

¿Es parte de la narco cultura en la que ya nos movemos con naturalidad?

¿Hemos perdido el miedo? ¿Estamos conscientes de nuestros comportamientos?

Ayer el gobernador Durazo hacía referencia a los acuerdos logrados con integrantes de la tribu Yaqui, mismos que pasan por una serie de acciones anunciadas que impactarán de manera positiva a la etnia y a la población en general, en tanto se consiga mantener inactivos los plantones carreteros.

Inevitable recordar que en el anterior gobierno uno de los primeros acuerdos que también se llamaron “históricos”, fue precisamente quitar el plantón que frecuentemente establecían en la carretera. Lo que ahora hay que destacar es que existe un trato especial y una serie de concesiones otorgadas desde el gobierno federal a los pueblos originarios; los de Sonora son los que más visitas del presidente López Obrador han recibido.

Volvemos a vivir la misma película trienio tras trienio. En el caso de Hermosillo, Maloro Acosta llegó a recibir la ciudad llena de baches y sin carros recolectores de basura. Lo mismo le pasó a Célida López y ahora le ocurre a Toño Astiazarán.

Ojalá sigamos coincidiendo en www.SoledadDurazo.com @SoledadDurazo FB/SoledadDurazo IG: soledaddurazo YT: SoledadDurazo

Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?