Los optimistas se recuperan antes y viven más

Existe información que indica que las personas optimistas se pueden recuperar antes que los demás, vivir de una manera más ligera y con menos cargas, lo que puede traducirse en una capacidad mayor para lidiar con el estrés y esto repercute en una mejor salud, en pocas palabras, a los optimistas les va mejor.

Convencerse a sí mismo de que “todo va a estar bien” es la primera condición para enfrentar de mejor manera procedimientos médicos como la cirugía de bypass coronario. Quienes piensan de manera positiva tienen sistemas inmunitarios sanos y viven más tiempo, tanto en general como cuando padecen enfermedades como el cáncer, cardiacas o insuficiencia renal. Esto lo afirman científicos en Annals of Behavioral Medicine.

Los optimistas viven mejor

Es conocido que los pensamientos negativos (el pesimismo, o caer en el estrés) y la ansiedad son perjudiciales para la salud.

 

El estrés (la alerta de que estamos en riesgo) es vital para la sobrevivencia porque desencadena respuestas fisiológicas para ‘pelear o huir’, mediadas por el sistema nervioso simpático. Su propósito es protegernos del peligro; sin embargo, cuando este sistema permanece encendido durante mucho tiempo, aumenta el riesgo de caer en enfermedades como la diabetes y la demencia.

Una mente positiva no sólo ayuda a sofocar el estrés, también tiene un efecto en el cuerpo, al ayudarlo a repararse. Un análisis reciente de varios estudios concluyó que los beneficios en la salud que el pensamiento positivo genera son comparables a los daños causados por los estados negativos, se indica en Psychosomatic Medicine.

El optimismo favorece a la salud

El optimismo parece reducir la tensión inducida por la inflamación y los niveles de hormonas del estrés como el cortisol. También, disminuye la susceptibilidad a las enfermedades al reducir la actividad del sistema nervioso simpático y la estimulación del sistema nervioso parasimpático. Este último regula el llamado ‘descansar y digerir’, lo contrario a la ‘lucha o huida’.

Tan útil como tener una visión optimista del futuro es tener una visión optimista de uno mismo. Quienes muestran una alta autoestima presentan mejor respuesta cardiovascular al estrés, y su recuperación es más rápida, dice por su parte el Journal of Personality and Social Psychology.

Cualquiera puede entrenarse para pensar de manera más positiva, incluso cuanto más estresado o pesimista se esté, mejor funcionará, asegura un estudio en Health Psychology.

 

 

Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?