MATAR PERIODISTAS

(con el VoBo del presidente)

Por Claudia Pérez Atamoros

 

Matar periodistas. Sobran razones cuando se vive sin justicia, cuando la ley es omisa y las autoridades corruptas. Cuando este reportero, abatido a balazos, con premeditación, alevosía, ventaja y salvajismo,  no ha hecho otra cosa que denunciar lo que está mal en su entorno. Cuando usted, presidente, responde con un “borregos” a una preocupación externa sobre la violencia ejercida contra periodistas.

 

Políticamente, es más costeable matar que resolver. En un narco estado, también y aún más.

Mañana para usted, presidente López Obrador, la oposición, los conservadores, tendrán la culpa nuevamente. Mientras tanto, otra familia estará de luto, derramando lágrimas por el “periodicidio o reporticidio” de su ser querido.

 

Cuando en 1983 entrevisté a Manuel Buendía con motivo de una investigación periodística sobre los asesinatos de reporteros en México y América Latina, para la clase de Géneros Periodísticos que entonces impartía el maestro Jorge Herrera Valenzuela, en la escuela de periodismo Carlos Septién García, se mostró muy preocupado por el aumento, la vileza  y desfachatez con que se estaban asesinando a sus colegas. No imaginaba (¿o sí?, “a mí me van a matar por la espalda porque de frente, me los quiebro”) que en menos de un año él habría de formar parte de aquel listado (Excélsior, 1 de junio de 1984, Sección B, pp. 1B, 5B).

 

En aquel encuentro me habló de formar una Comisión Protectora de Periodistas. Entonces parecía una luz al final del túnel. Hoy con tristeza todos sabemos que no hay manera de inhibir estos asesinatos contra los representantes de la prensa mexicana actual. Y menos, cuando el Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos no acepta que México, nuestra patria, sea el país más peligroso del planeta para ejercer “el mejor oficio del mundo” como en su momento lo definió Gabriel García Márquez. No se vale, no, no y no.

 

Alejandro Encinas, subsecretario de Gobernación, dijo el pasado 27 de enero que en lo que va de la presente administración han sido asesinados 52 periodistas, con 90 por ciento de impunidad.

 

¡Ya basta! y no, no sirve de nada detener a los supuestos implicados” si usted no hace un alto en su discurso de odio. Si Usted, señor presidente, enarbola la bandera de la guerra contra los reporteros, contra todos aquellos que no están de su lado. México no es un botín de usted ni de su incompetencia. Sea diferente. Ya deje de usar a los periodistas como carnada. No, no va a pasar a la historia como el mejor presidente de México, ya perdió su oportunidad. Igual que la perdió Fox y Calderón, ni que decir de los del priato.

 

https://soledaddurazo.com/blog/2022/01/24/manitola-vida-es-asi/ Lourdes Maldonado le pidió protección.

 

Usted presidente va a pasar a la historia como el inquilino de un palacio que ignoró los lamentos de todo un gremio, como el líder del territorio en que más comunicadores han muerto y bajo su mandato, en el que más han sido asesinados en un arranque de año. Van ocho, los nombro con honor pero con absoluto horror por la forma en la que les han arrebatado la vida. No los olvide.

 

Anoche mataron a Armando Linares, Michoacán.  Él maldijo a los asesinos de Roberto Toledo hace apenas a inicios de año.

https://soledaddurazo.com/blog/2022/02/01/aunque-la-vida-nos-vaya-en-ello/

 

Roberto Toledo, Michoacán.

Heber López Vásquez, de Oaxaca.

Lourdes Maldonado, Tijuana.

Margarito Martínez, Tijuana.

José Luis Gamboa, Veracruz.

Jorge Luis Camero, Sonora.

Juan Carlos Muñiz, Zacatecas.

 

Deje de regodearse atacando a la prensa. Deje de programar a través de su discurso a quienes luego ejercen la violencia contra el gremio. Deje de mandar advertencias ominosas desde su posición de jerarca. Ya deje de jugar con fuego porque está provocando incendios y esto ya se salió de control. Si la culpa es de “otros”, póngale remedio, ya usted es el presidente.

 

Bajo la presidencia de AMLO han sido asesinados 66 por ciento más periodistas que durante el gobierno Peña Nieto y 25 por ciento más que en la administración de Felipe Calderón.

 

Ya no hay tercera llamada. Van 11 semanas del año y ocho crímenes. No haga más malos cálculos. No más impunidad.

 

Haga el favor de guardar no uno sino ocho minutos de silencio. Porque ellos, todos ellos no hicieron otra cosa que hacer bien su trabajo, hacerle bien a México. Y su obsesión por unos cuántos lo han llevado a provocar encono contra los periodistas, contra la noble labor de informar y de desenmascarar al tramposo. ¿Leyó sus artículos, sus denuncias, sus crónicas? ¿Actúo en consecuencia? ¿Emitió alguna recomendación? ¿García Vilchis o alguien de su equipo de comunicación analiza las notas de los reporteros que se la juegan todos los días? ¡No!, usted está ocupado creando “rating” para sus mañaneras. Yo le pregunto, ¿quién miente más?

 

 

Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?