El café y la memoria tienen una estrecha relación según Harvard

La Universidad de Harvard es una de las entidades académicas más importantes a nivel mundial. Esta siempre está en búsqueda de nueva información que pueda ayudar a la gente a comprender de mejor manera cómo funciona la ciencia.

Una de las ramas más desarrolladas de dicha institución es la de la nutrición, pues esta influye de manera directa en la vida de todas las personas.

El café como ingrediente

Por su parte, el café es uno de los frutos que ha estado presente en la vida de la humanidad como ingrediente fundamental de la dieta. Su sabor y aroma es disfrutado en casi todos los puntos del planeta, mientras que en cada taza o preparación donde se utiliza, pueden aprovecharse sus propiedades naturales.

Los beneficios del café van más allá de sus características organolépticas que lo hacen una bebida placentera, que ayuda a despertar y poner alerta al sistema nervioso. También cuenta con ventajas y desventajas en las que Harvard ha ahondado para darlas a conocer al público.

¿Mejora la memoria?

No se trata de un remedio mágico, si no de una coadyuvante de la salud cerebral. Mediante las diversas sustancias que contiene el café es posible proteger al cerebro y retrasar o detener el deterioro cognitivo.

Esto se descubrió mediante un estudio con una duración de 10 años, en el cual, 676 adultos mayores se monitorearon en cuestión de capacidad cognitiva. Durante dicho experimento se pudo observar que aquellos quienes bebían café regularmente presentaban un menor impacto en la degeneración cognitiva con respecto a aquellos que no lo consumían.

El mayor efecto de protección del café hacia el cerebro se detectó en quienes bebían tres tazas de esta bebida al día, sin importar si era regular o descafeinado.

De acuerdo con la Dra. Uma Naidoo, quien es psiquiatra nutricional, miembro de la facultad de la Escuela de Medicina de Harvard, el café es un alimento de importancia para mantener el correcto funcionamiento a nivel cerebral debido a tres principales factores.

La cafeína aumenta la cantidad que se produce de serotonina y acetilcolina, dos neurotransmisores  que pueden estimular el cerebro. Los micronutrientes de polifenoles en el café pueden prevenir el daño de los tejidos causado por los radicales libres, así como el bloqueo de los vasos sanguíneos del cerebro. Además, existen altas concentraciones de un alcaloide llamado trigonelina en los granos de café, que también pueden activar los antioxidantes, protegiendo así los vasos sanguíneos del cerebro.
Todo con medida

En el otro extremo, en el año 2021 se dio a conocer un segundo estudio de la Universidad de Harvard, en el que recientemente se detectó una desventaja de beber café en exceso.

De acuerdo con la información proporcionada, el café incrementa de manera considerable el riesgo de padecer demencia senil. Se detectó que aquellas personas que consumen un promedio de seis tazas de café al día, aumentan la posibilidad a un 53% en comparación con quienes beben una menor cantidad.

A pesar de que los resultados no son concluyentes y no se tiene definido el por qué, se cree que puede tener relación con las cantidades de diterpenos, aceites naturales que aumentan los niveles de colesterol LDL, los cuales provocan el engrosamiento y endurecimiento de las paredes arteriales del cerebro.

Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?