Acumuladores compulsivos, ¿Qué causa este trastorno?

Los acumuladores compulsivos son personas que tienen una gran dificultad para desechar o separarse de sus pertenencias aunque no tengan ninguna utilidad. Por este motivo, es común que la casa e, incluso, el sitio de trabajo de estas personas tengan muchos objetos acumulados, impidiendo el paso y el uso de diversas superficies.

Normalmente, los objetos acumulados son aleatorios y pueden ser encontrados en la basura, pero el individuo los ve como que pueden ser necesarios en el futuro o pueden tener un alto valor monetario.

Este trastorno puede ser fácil de identificar por familiares o amigos; sin embargo, la propia persona por lo general no lo ve como un problema y, por tal motivo, no busca tratamiento. Por otra parte, en los casos donde el trastorno es leve, este no es notado ni tratado, pues no repercute en las actividades diarias. Sin embargo, siempre que exista sospecha, es importante consultar a un psicólogo para confirmar el diagnóstico e iniciar el tratamiento adecuado.

¿Qué causa este trastorno?

Se desconoce la causa exacta de la acumulación excesiva de objetos por parte de una persona; sin embargo, es posible que esté relacionada con factores genéticos, funcionamiento cerebral o eventos estresantes en la vida de la persona.

Principales síntomas del trastorno

Por lo general, los acumuladores compulsivos muestran algunos de los siguientes signos:

  • Dificultad para botar objetos a la basura, inclusive cuando no tienen utilidad;
  • Dificultad para organizar sus pertenencias;
  • Acumular objetos en todos los lugares de la casa;
  • Tener miedo excesivo de quedarse sin un objeto;
  • Sentir que no pueden botar un objeto a la basura, ya que pueden necesitarlo en el futuro;
  • Buscar nuevos objetos, incluso si tienen varios del mismo.

Asimismo, las personas que son acumuladoras compulsivas también se vuelven más aisladas, especialmente en los casos más severos, ya que sienten vergüenza de su propia situación y del aspecto de su casa. Por esta razón, estas personas tienen mayores probabilidades de desarrollar otras enfermedades psiquiátricas, como la depresión, por ejemplo.

Estos síntomas pueden surgir durante la infancia, pero tienden a empeorar con la edad adulta, cuando la persona comienza a comprar sus propias pertenencias.

En algunos casos, la persona que posee este trastorno muy marcado puede hasta acumular animales, llegando a tener varias decenas o centenas de ellos, los cuales pueden vivir dentro de la casa y tener pocas condiciones.

Cómo distinguir un acumulador de un coleccionista

Muchas veces, el acumulador puede ser confundido con un coleccionista, o este puede incluso usar la excusa de hacer una colección para que las otras personas no lo vean de una manera extraña.

No obstante, una forma fácil de distinguir ambas situaciones es que, normalmente, el coleccionista se enorgullece de mostrar y organizar su colección, mientras que el acumulador prefiere mantener en secreto y ocultar los objetos que acumula, además de tener mucha dificultad para organizarse.

Cómo se hace el tratamiento

El tratamiento de acumuladores compulsivos se puede realizar a través de la terapia cognitivo-conductual, en la cual el psicólogo trata de descubrir la causa de la ansiedad que está provocando el deseo de guardar las cosas. No obstante, este tratamiento puede demorar varios años para surtir efecto, ya que requiere de mucha dedicación por parte de la persona.

Los medicamentos antidepresivos también se pueden utilizar para complementar el tratamiento, ayudando al paciente a evitar el deseo de acumulación compulsiva; no obstante, en este caso, estos deben ser indicados por un psiquiatra.

Normalmente, los acumuladores compulsivos no buscan tratamiento porque no se dan cuenta de que su situación es una enfermedad, por lo que es importante el papel de familiares y amigos para ayudar a la persona a curarse.

Posibles complicaciones

Aunque la acumulación pueda parecer un trastorno poco preocupante, lo cierto es que puede tener varios riesgos para la salud, especialmente relacionados con alergias e infecciones frecuentes, ya que el exceso de objetos torna más complicada la tarea de limpiar la casa, facilitando la acumulación de bacterias, hongos y virus.

Aparte de esto, dependiendo del grado de acumulación de los objetos, también puede existir riesgo de caídas o incluso accidentes provocados por objetos que pueden caer sobre la persona.

Por otro lado, a nivel psicológico, los acumuladores compulsivos también tienen mayor tendencia a estar aislados y pueden desarrollar cuadros de depresión grave, especialmente cuando reconocen el problema pero no quieren, o no pueden, hacer el tratamiento.

 

Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?