NO PIENSES EN EL VIRUS

Lorena Pérez Hernández

La postura oficial de muchos países respecto a la pandemia es que hay que “convivir con el virus”.  Cada vez que oigo esto, me viene a la mente aquella película de Julia Roberts, “Durmiendo con su enemigo”.

A los lingüistas cognitivos nos fascinan los marcos conceptuales (cognitive frames). Nos intriga su poder evocador y su capacidad para dirigir el pensamiento humano. Incluso cuando negamos un marco, su presencia se impone en nuestra mente. Lakoff lo explicó con un ejemplo muy sencillo. Si te piden que “no pienses en un elefante”, no podrás evitar visualizarlo mentalmente, aunque solo sea para desechar ese pensamiento al instante tal y como te solicita el hablante. Pero primero imaginarás el elefante.

“Convivir con el virus” es uno de esos marcos. La lingüística nos ayuda a saber qué emociones y reacciones activa su uso en los oyentes. Convivir con algo/alguien supone aceptar su presencia, incluyendo lo que de negativo pueda tener, y seguir con nuestra vida intentando que nos afecte lo menos posible. Activar este marco conceptual nos lleva a la resignación o a la espera infructuosa de un milagro. Es lo que hace inicialmente la protagonista de la película: intentar vivir entre golpes físicos y psicológicos, curándose las heridas después de cada agresión. Es lo que estamos haciendo actualmente en muchos países: intentar seguir con nuestras vidas mientras la pandemia nos asesta golpes diarios en forma de muertes, hospitalizaciones graves y también serias consecuencias económicas y psicológicas. Cada vez que la pandemia nos golpea, sube la curva y se colapsan los hospitales, nos ponemos la tirita haciendo confinamientos parciales y cierres perimetrales, y seguimos adelante. Las autoridades nos recuerdan cada día que “hay que convivir con el virus”. Repiten este marco conceptual como si de un mantra se tratase, activando así nuestra resignación y nuestra pasividad. Y yo me pregunto, ¿a alguien en su sano juicio se le pasaría por la cabeza aconsejar a una mujer víctima de violencia de género que conviva con su maltratador?

La lingüística cognitiva también nos dice que las acciones que activa un marco conceptual se ven influidas por el contexto en el que se usa. Lingüistas como B. Nerlich y S. Nacey han investigado sobre el marco metafórico de “la política como lucha” y las diferentes reacciones que provoca en distintos contextos geográficos y sociales. La llamada a la lucha política en países sin cultura de posesión de armas personales lleva a los oyentes a una lucha también metafórica, a través de reacciones dialécticas en redes sociales o medios de comunicación. La misma metáfora, en países donde la posesión de armas personales está permitida, puede tener consecuencias muy diferentes. Solo hay que recordar la llamada a la lucha política de D. Trump y el incidente del Capitolio en Estados Unidos en enero del 2021.

¿Qué ocurre si activamos el marco de “convivir con el virus” en un país con escasa densidad de población y una cultura de baja interacción social debido a su clima y sus costumbres? En este caso la convivencia podría ser una opción viable. Países como Finlandia o Islandia se pueden permitir el lujo de convivir con el virus. Digamos que los habitantes de estos países solo verían a su maltratador de forma muy esporádica y a distancia. Utilizar el mismo marco conceptual en países altamente poblados y con una cultura de socialización extrema, con un bar, restaurante o centro de ocio cada 10 metros no puede dar los mismos resultados. Es como si el maltratador fuese nuestro amigo y nos esperase cada día en la cafetería del barrio. Podemos tratar de disfrazarnos y cambiar de identidad para pasar de incógnito, pero como le ocurre a la protagonista de nuestra película, nos acabaría encontrando.

A medida que avanza la historia, el personaje de Julia Roberts se da cuenta de que tratar de convivir con el enemigo no funciona. Entonces cambia de marco conceptual y decide poner fin a la relación con su maltratador. Primero desapareciendo, aparentando su propia muerte, para lo cual lleva a cabo una planificación exhaustiva de su desaparición en medio del mar. Incluso asiste previamente durante meses a clases de natación para poder llegar a la orilla desde el barco en el que viajará con su marido. Los países que han activado marcos conceptuales diferentes al de la convivencia, como Nueva Zelanda o Australia, y apostado por discursos que enfatizan la “erradicación del virus”, también han reaccionado de manera más proactiva y planificada. Han establecido protocolos estrictos de control de fronteras, cuarentenas obligatorias con vigilancia policial para los que llegaban de fuera, sistemas rigurosos para el rastreo de los contagiados. Los resultados están a la vista de todos.

Los marcos que activamos al hablar y reflexionar sobre la pandemia no son inocentes, ni inocuos. Nos llevan a actuar de maneras diversas. Las interacciones de estos marcos con los distintos contextos socio-culturales también pueden tener efectos imprevistos. Al final de la película, la protagonista logra liberarse matando a su maltratador, igual que la humanidad logrará algún día acabar con el virus gracias a las vacunas. Pero los marcos conceptuales que activemos hasta que llegue ese momento, lamentablemente aún lejano ya que la inmunidad de rebaño no parece factible a corto plazo, condicionarán profundamente nuestro día a día. La lingüística cognitiva puede ayudarnos a seleccionar los más apropiados para cada contexto.

 

Lorena Pérez Hernández

Profesora de lingüística cognitiva en la Universidad de La Rioja. Investiga el lenguaje como herramienta que nos permite no solo comunicarnos y hablar del mundo, sino también entenderlo y entendernos. Asesora lingüística de los alquimistas en creación de nombres y marcas comerciales de Lexicon Branding desde hace más de 20 años. Autora del libro Speech Acts in English (Cambridge University Press) y aprendiz de creadora de materiales en realidad aumentada para la enseñanza de segundas lenguas con Augmented Class.

 

Twitter: @lorenaperezhe

Blog: https://cognitivelinguistatwork.blogspot.com/

Linkedin: www.linkedin.com/in/lorenaperezhernandez

ResearchGate: https://www.researchgate.net/profile/Lorena-Perez-Hernandez-3/3

 

Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?