Mafalda, Manolito, Felipe y Otros, Huérfanos de Padre

Jorge Herrera Valenzuela

Cuando junto con mi familia recorrí el barrio argentino de San Telmo, en el Paseo de las Historietas, dedicado en su inicio a los personajes creados por Joaquín Salvador Lavado Tejón, sentarnos en la banca donde Mafalda espera a los paseantes, significó compartir el espacio con la hija consentida de Quino, un español-argentino que a los cuatro años de edad, llegó con sus padres, inmigrantes de la Península Ibérica a Mendoza, ciudad que lo vio crecer físicamente y en la que falleció a los 88 años de edad, el pasado 30 de septiembre.

Ese Paseo, dedicado a reconocer a los autores de los personajes de historietas argentinas,  abarca calles de los barrios de San Telmo, Puerto Madero y Monserrat, éste es próximo a la Casa Rosada, sede del Gobierno.

Apenas el día anterior al deceso de Quino, se cumplieron 56 años de que apareció –en la revista Primera Plana– la primera historieta dibujada por Quino, cuyo personaje principal fue una niña de seis años, hija de un agente de seguros y de una ama de casa. Tuvo solo un hermanito, Guille. La imaginación y la creatividad del artista integraron una ficticia familia y conformó al grupo de amigas y amigos de la singular Mafalda, cuya imagen, a color o en blanco y negro, es conocida mundialmente. Mafalda era el nombre de la hijita de un matrimonio amigo del dibujante, aunque otra versión es que Quino tomó el nombre de una niña que aparecía en una película.

Precisamente en la esquina porteña, Chile y Defensa, en el centro de Buenos Aires, nos detuvimos al ver “solita”, sentada, a Mafalda y  “nos invitó” a acompañarla en la banca para contarnos que si Quino no estaba en Mendoza, seguramente andaba por Europa. Se siente orgullosa de estar en ese sitio que es para los artistas del humorismo un “Homenaje de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”. Frente a su banca en el pórtico de una casa hay una placa donde leí: “Aquí vivió Mafalda, célebre personaje y Patrimonio Cultural de la Ciudad, creada por Joaquín Salvador Lavado, “Quino”.

SE INTERNACIONALIZÓ

Desde aquel 29 de septiembre de 1964 hasta junio 25 de 1973 Quino logró que Mafalda se convirtiera en una crítica social, una niña que siempre recriminó a su mamá por haber dejado sus estudios para casarse y porque le hacía comer a fuerza la sopa que nunca le gustó. Los lectores de la revista semanal Primera Plana fueron los primeros en conocer a la simpática y parlanchina Mafalda, quien solo aparecía al lado de su padre.

Los cartones de Quino, llamado caricaturista del buen humor, circularon por todo el mundo y los textos, mensajes, atribuidos a Mafalda, fueron traducidos al ruso, al inglés, al japonés, al tailandés, al francés y a 25 idiomas más. En corto tiempo ya era conocida en España, en Italia, en Francia; las páginas del diario argentino El Mundo y la revista Siete Días Ilustrados también la acogieron. Miguel Brasco y Julián Delgado apadrinaron y apoyaron  siempre a Quino.

Por supuesto también llegó a la Ciudad de México y después circuló en la República, en la década de los años sesenta. Para entonces en las tiras ya figuraban su mamá Raquel y sus amiguitas y amiguitos. Su imagen apareció en playeras. Comentaré que la pandilla tuvo buen recibimiento en las esferas sociales.

La niña más irreverente de habla hispana, como la calificaron los colegas argentinos, estuvo rodeada de dos amiguitas, Susanita y Libertad, la chiquita de 5 años, así como de Felipe, Manolito y Miguel, a quienes Quino hizo aparecer en muchas ocasiones dialogando, discutiendo, peleando verbalmente, con la terrible Mafalda. De cada uno de ellos encontramos sus figuras en las calles destinadas para recordar a cada uno de ellos y junto a la casa-tienda “donde vivió Mafalda”.

ALGUNAS DE LAS FRASES

Una verdadera y completa historia de los sucesos que vivó el singular dibujante que desde niño tuvo la vocación de hacer lo mismo que su tío Joaquín, dibujar. Por cierto, que para no confundirlo con su mentor y guía, al papá de Mafalda lo identificaron desde su corta edad como Quino.

Seguramente muchos de nosotros, como miles en otros países, reímos y reflexionamos con las frases y diálogos que se atribuyeron a la pequeña, ahora “mujer de 56 años”. Generalmente llevaban un mensaje, el autor de la tira cómica fue certero y cuidadoso en lo que escribía como aquello que “dijo” Mafalda a Felipe, señalándole un globomapamundi: “Mira esto es el mundo, ¿ves? ¿Sabes por qué es lindo este mundo?…Porque es una maqueta. El original es un desastre”.

Dos frases más de las muchas que figuran en libros y colección. “A fin de cuentas, la humanidad no es más que un sándwich de carne entre el cielo y la tierra” y “Si no haces cosas estúpidas cuando eres joven, no tienes nada de que sonreír cuando estás viejo”. Abundaron los cartones alusivos a la partida de Quino y en los cuales la figura es Mafalda. Meollo Criollo la dibujó llorando y al tiempo gritó “¡Ahora si te pasaste, 2020!”, en tanto que Chanti dibujó a Mafalda sentada en un taburete y Manolito le dice: “¡No te vas a quedar huérfana nunca! ¡Ya te adoptaron millones de personas en el mundo!.

LA VERDADERA Y REAL CONSULTA

Desde antes de conocer la postura asumida por seis ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, encabezados por el queretano Arturo Fernando Zaldívar Lelo de Larrea, se comentaba que será el domingo 6 de junio de 2021, al celebrarse las históricas elecciones federales, estatales y municipales cuando se conozca el sentir de la gente. Es la mejor oportunidad paran que la ciudadanía manifieste si está o no de acuerdo con el tabasqueño que vive y despacha en Palacio Nacional.

Los que decidan apoyar la política populista, pilatonesca, debe comprender que el entregar el poder absoluto a un hombre, ciertamente elegido por más de 30 millones de votantes, es aceptar que México continúe como escenario de una campaña política permanente, restringidos los proyectos de investigación científica, los programas de expansión cultural, las suficientes medidas para la atención médica, hospitalaria y de auténtico apoyo a la producción y a la industria. A cambio de ello, faraónicas obras materiales.

Según Zaldívar Lelo de Larrea, la determinación de él, pronunciada al iniciarse el pleno virtual, fue analizada jurídicamente y el caso es que la política desplazó a la justicia. En la entrevista que le hizo Joaquín López Dóriga, el ministro presidente quedó convencido de que sus justificaciones solo recibieron el aplauso de los seguidores del morenista gobierno.

EL CORDONAZO DE SAN FRANCISCO

Desde niño escuché a mis papás y a mis abuelos hablar de “El Cordonazo de San Francisco”, descrito como un día en que la madre naturaleza hace de las suyas. Lluvias torrenciales, fuertes vientos, invernal frío. La fecha única, la de un solo día, es 4 de Octubre y en este pandémico domingo sabremos si padecemos ese “cordonazo”. Cuentan que el Santo Varón “sacude su túnica y su cordón” produciendo nublados, truenos, relámpagos, descargas eléctricas, rayos. Otros afirman que con ese “cordonazo” se pone fin a las lluvias, acaba la temporada de malos tiempos.

San Francisco nació en Asís, Italia, el año 1182 y falleció el 3 de octubre de 1226. Pertenecía a una familia rica y de joven disfrutó de la vida. Sin embargo llegó el momento en que decidió retirarse de la vida mundana. Se volvió ermitaño. Protegió a los animales y ayudaba a la gente pobre. Fundó la Orden Franciscana y también las mujeres siguieron su doctrina de humildad.

A partir del año en que murió, se dio paso a la versión del “cordonazo”. Dos años después de su muerte, fue canonizado en julio de 1228 por el Papa Gregorio IX. El venerado santo fue hijo de Pietro Bernadone de Moriani y Picade Bourlemont, quienes le nombraron en la pila bautismal Giovanni di Pietro Bernardone.

P.D. Salvo lo que digan los “correctores” de los pasajes históricos, comento que don Venustiano Carranza, apoyándose en el Plan de Guadalupe, se declaró Encargado del Poder Ejecutivo Federal el 14 de agosto de 1914 y como tal dijo que sería “encargado de los Poderes”. Sin embargo se mantuvo la división de los tres Poderes de la Unión: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. El coahuilense terminó ese período el 30 de abril de 1917 y al día siguiente, por votación popular, rindió protesta como Presidente Constitucional y concluyó el 21 de mayo de 1920, cuando fue asesinado.

 

[email protected]

 

 

 

Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?