Secuestrados

Soledad Durazo

Resulta por demás increíble escuchar las declaraciones de la presidenta de la CANACO en Cajeme Ivonne Llamas, cuando solicita a los grupos de la delincuencia organizada, una tregua; les sugiere que se vayan de vacaciones unos diez días mientras se desarrolla el encuentro internacional de beis bol que tendrá por sedes ese municipio y la capital sonorense.

 

La solicitud muestra las dimensiones del problema, estamos secuestrados por el narcotráfico.

Pero en realidad quia no debía sorprendernos la solicitud de la dirigente empresarial, es una muestra del fenómeno que se ha naturalizado ya y en ello radica el gran riesgo, el peligro en el que vivimos. Aunque ¿Qué podemos esperar cuando desde la tribuna mañanera el Presidente del país agradece lo bien portados que se mantuvieron los integrantes del crímen organizado en las elecciones?

 Nos ha secuestrado el grupo de malosos.

Nada alentador para el ejercicio periodístico conocer las cifras que en un análisis de datos oficiales ha publicado la casa de estudios de opinión, Enkoll a cuya cabeza se encuentra la politóloga Heidi Ozuna con quien conversé ayer en el programa que conduzco a la una de la tarde por TVD (Por las plataformas de Primera Plana Digital y de Soledad Durazo)

En nuestro país del año 2000 a la fecha han sido asesinados 142 periodistas.

¿El número es pequeño en un país de 127 millones de habitantes? Preguntemos a la madre, la esposa, los hijos e hijas, de alguna de las víctimas para saber que el tema no se reduce a cifras.

Pero veámoslo en el contexto internacional; México se ubica en ese lapso en el tercer lugar con más profesionales del periodismo asesinados, solo después de Irak y Siria, dos naciones que tienen años en guerra.

Ahora si lo vemos a nivel latinoamérica, ocupamos el primer lugar; nos colocamos por encima de Colombia y Brasil.

De lo evaluado el 2017 es el año más trágico cuando fueron asesinados en total 12 periodistas en nuestro país. El 2020 cerramos con 6 y en lo que va del 2021 ya suman 5.

En el contexto nacional Sonora se ubica en el lugar 7 y son periodistas de medios impresos los que mayormente son asesinados en nuestro país; le siguen quienes trabajan en internet y radio en la misma proporción y finalmente quienes lo hacen en tv.

Ahora bien, si nos vamos a tema de cobertura de los y las periodistas asesinadas en nuestro país, la mayoría (37%)  cubría temas de seguridad y narcotráfico, pero muy cerca (32%) quienes se desempeñaban en la fuente política, seguidos por quienes se ocupaban del tema del crímen y la nota roja (22.7%). Si bien es cierto entre los primeros y terceros son casi el 60% no deja de llamar la atención que prácticamente una tercera parte de los asesinatos fueron de colegas que daban cobertura a temas políticos.

 

En días pasados el gobernador Durazo sacó del grupo en que había ubicado a todos los gobernantes del pasado, al ex gobernador Samuel Ocaña; al día siguiente sumó en ese mismo esquema al ex gobernador Eduardo Bours. No son como los otros dijo, palabras más palabras menos.

Del Dr. Ocaña se recuerda sus llegadas muy temprano a Palacio para atender personalmente a la gente que ya hacía fila para solicitarle alguna gestión. Ayer que el gobernador Durazo bajó a atender personalmente a los manifestantes que exigían atención al tema de sus representados despedidos del organismo operador de agua en San Luis Río Colorado, surge la idea de que quia en esa forma de acercarse a los gobernados el actual mandatario estatal se está inspirando en el Dr. Ocaña.

Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?