La introducción de inteligencia artificial debe ser escalonada en las organizaciones

El desarrollo de la inteligencia artificial es eminente y se debe de reflexionar si es necesario introducir la tecnología de lleno o hacerlo de manera escalonada para alcanzar un bienestar común, sobre todo en México y América Latina, aseguró Arturo Isaac Guerra Cano, estudiante de Ingeniería Electrónica del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

En el trabajo de investigación Los riesgos de la inteligencia artificial en las organizaciones, realizado en colaboración con la docente María Concepción Martínez Rodríguez, resalta que hoy en día estamos en una sociedad en la cual no se puede escapar de la tecnología, pues siempre estamos conectados a un dispositivo u ordenador en todo momento.

Precisó que la revolución tecnológica ha sido bastante obvia en los últimos años y no se pueden ignorar los aspectos que van a influir en un futuro en una manera positiva o negativa en las organizaciones, y para que una empresa sea eficiente tiene que tener contextos con la tecnología para que su productividad y distribución sea dinámica.

Definió la inteligencia artificial como una tecnología que a través del software es capaz de analizar y recopilar datos, y a través de dispositivos o sensores es competente para realizar tareas y solucionar problemas.

“La inteligencia artificial se puede dividir en dos enfoques: el simbólico y el subsimbólico. El primero son dispositivos comunes o programación específica que ya están establecidos, es su única función y no recoge información adicional, mientras que el subsimbólico puede percibir sensaciones, temperaturas, relieves, atributos de distintos materiales”, explicó.

Las aplicaciones de la inteligencia artificial en las organizaciones sirven para diagnosticar, predecir; para la operatividad, diseño e interpretación; todos se beneficiarán de la operatividad de la organización, sostuvo.

La modernidad en las organizaciones no tiene buen historial, dijo y se remontó a la revolución industrial, con la cual se se provocó desempleo después de la invención de la máquina de vapor, así como sobreproductividad y crisis económica. La automatización de los procesos tiene consecuencias en el sector laboral porque sustituye la mano de obra, dijo.

“Los riesgos y amenazas de la inteligencia artificial en las empresas son la falta de disponibilidad laboral, desplazamiento de la mano de obra humana y con ello problemas sociales”; al mismo tiempo se habla que hoy en día los que trabajan en telemercadeo, contadores y administradores están en peligro dentro de las organizaciones porque un ordenador podrá desarrollar sus actividades.

En contraparte, señaló que el proceso es necesario y se puede aplicar en la elaboración de nuevas políticas públicas, fomentar la innovación y el desarrollo abierto, crear oportunidades de empleo y proteger el bienestar de las personas, liberar datos de forma responsable, reconsiderar la privacidad y responsabilidad en el diseño de la implementación de la ética.

 

Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?