Y todavía nos preguntamos por qué…

Claudia Pérez Atamoros

Para recordar.

El filósofo Samuel Ramos acuñó en1934, en su libro El perfil del hombre y la cultura mexicana,

el término macho mexicano y lo clasificó en 3 tipos:

el pelado, el citadino, y el burgués.

 

Micromachismo,

término utilizado por el psicoterapeuta argentino

Luis Bonino Méndez.

 

Feminicidio

Nombre que se debe a la investigadora mexicana Marcela Lagarde

Las frases, las declaraciones violentas y misóginas abundan, se dan “el quien vive” con el lenguaje machista que es, igualmente, universal. Y para muestra basta un botón, no, no basta un botón, ni siquiera un montón.

Cuando uno piensa que a nivel mundial existe cada día más conciencia sobre todo tipo de violencia hacia las mujeres, brotan como mala hierba las cifras aquí y allá. Y nos restriegan en la cara que los feminicidios siguen siendo el reflejo de toda una educación, de una cultura salpicada de odio, menosprecio y discriminación a la mujer.

Desde los literatos, científicos, y hasta filósofos, pasando por políticos, artistas… han expresado violencia verbal a través de dichos nada afortunados o frases con plena certeza de que son ciertas, para ellos y que los retratan de cuerpo entero.

La educación es el arma. La única que es invencible. La única que puede ir mermando hasta aniquilar toda esa tradición machista que festeja los golpes, los refranes, las ofensas, los chistes, los acosos…

Mucho por hacer, mucho que aportar. Acabar con el silencio, el micromachismo, romper esquemas patriarcales (e irónicamente matriarcales) que nos llevan, sin querer (queriendo) a criar princesas y machos. Dice Bosé que Los chicos no lloran y otros “que no llores como niña lo que no supiste defender como hombre”; “porque la mujer buena y leal es tesoro real” y así “la mujer casada y honrada, la pierna quebrada y en casa”.

 

“Las mujeres no deben de andar provocando, por eso hay muchas violadas”.

Juan Sandoval Iñiguez, arzobispo de Guadalajara.

 

Sin duda, sin duda alguna, este Arzobispo inspira su pensamiento filosófico de altos vuelos en la canción Rape Me de Nirvana y, desde luego leyó el artículo de Lydia Cacho en el que maneja cifras escalofriantes: cada 18 segundos una mujer es víctima de violencia sexual en México.

 

“No tengo días malos porque no soy una mujer”

Vladimir Putin

 

Traducido al mexicano “no está en sus días” o ¿cómo? A ver, qué alguien me explique.

En 2017, 87 mil mujeres fueron asesinadas en el mundo. Ellas sí tuvieron un mal día.

  

Las mujeres también son seres humanos?

 El trabajo del hogar es el medio de realización plena de la mujer”.

Carlos Abascal

 

Ahí nomás les dejo esta cifra. Él ya no puede leerla.

2.1 millones de mujeres tienen como trabajo “formal” las labores del hogar y no cuentan con prestaciones. Ello, sin sumar a “las otras”, las que no cobran un peso pero se “están realizando plenamente”.

 

“No sé el precio del kilo de tortilla porque no soy la señora de la casa”

Enrique Peña Nieto

 

Yo, tampoco. Lo sé. Ha subido tanto últimamente. Lo que sí sé es que ayer se oficializó que la inflación en la primera quincena de noviembre es la más alta en los últimos 20 años.

 

“Mi animal preferido sigue siendo la mujer”

HANK RONN

 

Quién lo educó, oiga.

 

“Ya Chole”

AMLO

 

Coincido. Ya Chole.

#Rompaelpacto

#ManosALaObra

no deje pendientes, “corazón”.

México está vestido de rojo. Ayer las Buscadoras de Sonora hallaron 16 fosas más.

#Basta

Acabar con la violencia en el país y proteger a la mujer #SíesSeguridadNacional. 

 

Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?