¿Se puede tener un parto “natural” después de una cesárea?

Si estás en tu segundo embarazo y te gustaría tener un parto vaginal, te resolvemos la duda de si se puede tener un parto natural después de una cesárea y los factores que influyen.

 

Desde que recuerdo tuve muy presente que después de una cesárea, era imposible dar a luz de forma vaginal y al parecer no soy la única que comparte este pensamiento; es una idea popular que puede llevar a las mujeres a vivir múltiples cesáreas, aunque no siempre son necesarias.

¿Se puede tener un parto natural después de una cesárea?

 

Aunque existen algunas condiciones, haber tenido tu primer hijo por cesárea no significa que obligatoriamente tendrás al segundo de esta forma. Según especialistas, muchas mujeres pueden tener un parto vaginal; si es tu deseo, platícalo con tu médico.

Este procedimiento, recibe el nombre de parto vaginal después de una cesárea (PVDC) y, de acuerdo a la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, la mayoría de las mujeres que lo intentan, lo logran exitosamente.

Y no es mero “capricho” o una simple decisión, elegir un PVDC, representa algunas ventajas y beneficios para la paciente, por ejemplo:

  • Menor tiempo en el hospital y una recuperación más rápida
  • No te sometes a cirugía
  • Menor riesgo de infecciones
  • Menos probabilidad de necesitar una transfusión
  • Puedes evitar futuras cesáreas y los riesgos de múltiples cesáreas si deseas tener más hijos

Sin embargo, como mencionamos, existen condiciones, pues también puede implicar algunos riesgos. Entre las mujeres que pueden ser candidatas a un parto vaginal después de una cesáreaespecialistas de Mayo Clinic mencionan:

  • Tener un embarazo único, antecedentes de 1 o 2 cesáreas transversales bajas previas y no tener problemas que impidan el parto vaginal.
  • Tener un embarazo único, antecedentes de una cesárea previa con un tipo desconocido de incisión uterina y sin problemas que impidan el parto vaginal… a menos que haya sospecha de haber tenido una incisión uterina clásica (vertical alta) en la cesárea.
  • Tener un embarazo gemelar con antecedentes de cesárea transversal baja previa y ser candidata para un parto vaginal de gemelos.
  • Haber tenido al menos un parto vaginal antes o después de la cesárea, ya que esto aumenta la probabilidad de un parto vaginal exitoso.
  • Se recomienda una diferencia de al menos 18 meses después de una cesárea.
  • No tener antecedentes de ruptura del útero ni cicatrices de otras cirugías.
  • Tener una pelvis suficientemente grande para un parto vaginal.

Sin duda, uno de los principales factores que determinan la posibilidad de tener un parto vaginal después de una cesárea, es la incisión uterina que se utilizó para realizarla.

Si fue transversal baja, la mayoría de los casos son candidatos a un PVDC, contrario a lo que sucede si te practicaron una incisión vertical en la parte superior del útero, por el riesgo que supone de ruptura uterina.

Finalmente, para tener un PVDC, se recomienda tener en cuenta el lugar donde nacerá tu bebé. Si bien los partos en casa han recuperado su fuerza, en estos casos no se recomiendan, pues es necesario contar con las instalaciones adecuadas para atender una cesárea de emergencia.

¿Quiénes no pueden tener un parto vaginal después de una cesárea?

 

Aunque sí es posible tener un parto vaginal tras una cesárea, no todas las mujeres son candidatas. El factor más determinante, es la forma de la incisión uterina al realizar la cesárea, pero también influyen factores como antecedentes de ruptura uterina o ciertas cirugías.

Entre las pacientes a quienes no se recomienda un parto vaginal post cesárea, están:

  • Tener alguna afección que impida el parto vaginal, como una afección cardíaca o cerebral, así como una infección por herpes genital activa o un problema en la placenta.
  • Haber tenido una incisión uterina vertical alta.
  • No saber qué incisión uterina te realizaron y tener sospecha de una incisión clásica.
  • Un desgarro uterino previo, porque se abre la cicatriz de la cesárea en el útero.
  • Haber tenido una cirugía uterina, como la extirpación de fibromas, por el riesgo de ruptura uterina.
  • En algunos casos, los médicos no ofrecen la opción de PVDC si tuviste más de 2 cesáreas previas.
  • Que hayan pasado menos de 18 meses desde la cesárea.
  • Una posición anormal del bebé o un embarazo múltiple.
  • Necesitar la inducción del parto.

Asimismo, existen factores que pueden reducir la probabilidad de tener un parto vaginal después de una cesárea, como tener un índice de masa corporal igual o superior a 50 y nunca haber tenido un parto vaginal, incluso más de 40 puede considerarse; tener una edad avanzada o un aumento excesivo de peso en el embarazo.

De igual modo, sufrir preeclampsia, un trabajo de parto estancado o un embarazo de más de 40 semanas, también pueden dificultar esta opción.

¿Cuáles son los riesgos de un parto vaginal después de una cesárea?

 

Aunque muchos partos vaginales después de una cesárea resultan exitosos y, de hecho, los especialistas los consideran con menos complicaciones que una cesárea repetida, un intento fallido de trabajo de parto se asocia con más complicaciones que, en raros casos, puede terminar en un desgarro uterino.

Si se llega a abrir la cicatriz de la cesárea anterior, es necesario realizar una cesárea de emergencia para evitar complicaciones que pongan en riesgo a la mamá y al bebé, además de que puede ser necesaria una histerectomía.

Sin embargo, el instituto Medico Mayo Clinic explica que la ruptura uterina es poco frecuente y llega a ocurrir en menos del 1 por ciento de las mujeres que intentan parir después de una cesárea.

Finalmente, un PVDC sin éxito, puede hacerte requerir una transfusión sanguínea y hay un mayor riesgo de contraer una infección.

Por lo tanto, es una decisión que debe tomarse de la mano de tu médico. Si es tu deseo, platícalo con él para estudiar si eres candidata, así como los riesgos y beneficios, tanto para ti como para tu bebé.

Si bien es tu cuerpo y estás en tu derecho de decidir sobre cómo tener a tu bebé, recuerda que cada mujer es diferente y dependerán tus antecedentes y diferentes factores si es adecuado o no para ti.

Ahora ya lo sabes: sí se puede tener un parto “natural” después de una cesárea, pero es necesario contemplar todas las variantes y factores para decidir si es la mejor opción para ti y tu bebé. Pero si todo está en orden, no estás obligada a tener una cesárea.

 

Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?