La devoción a la Virgen de Guadalupe se ha extendido por el mundo

En línea

La devoción a la Virgen de Guadalupe se ha extendido por el mundo, sobre todo después de la canonización de san Juan Diego en el 2002.

La primera vez que su imagen cruzó nuestras fronteras fue cuando el segundo Arzobispo de México, Monseñor Alonso de Montufar ­–hacia 1567– envió al rey Felipe II una copia del lienzo. Esta réplica se convirtió en estandarte de la nave capitana que comandaba Andrea Doria cuando la Liga Santa se enfrentó a la flota turca que pretendía la expansión del Islam por Europa, en la famosa Batalla de Lepanto, el 7 de octubre de 1571.

Esa imagen tiene especial relevancia porque después del triunfo cristiano sobre los musulmanes, quedó en posesión de la familia de Doria, hasta que en 1811 el cardenal Doria Panphili la obsequió al pueblo de San Esteban de Abeto, cerca de Génova, donde se construyó un magnífico templo para venerarla.

Cabe recordar que el día de aquella batalla, el Papa San Pío V pidió al mundo cristiano que se rezara el Rosario, y por ello, tiempo después el Papa Gregorio XIII dispuso que el 7 de octubre fuera dedicado a la Virgen del Rosario. A partir de aquellos acontecimientos se añadió la segunda parte al Ave María: “Ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte”.

Otra copia de la imagen de la Virgen de Guadalupe fue realizada por Miguel Cabrera, uno de los mejores pintores que ha tenido México, y fue llevada a Roma por el padre Juan Francisco López.

El 25 de mayo de 1754, el Papa Benedicto XIV pudo contemplar la obra de Miguel Cabrera, y confirmó el Patronato de la Virgen de Guadalupe sobre la Nueva España, desde Arizona hasta Costa Rica. Fue también en esa ocasión cuando promulgó una bula que aprobó a la Virgen de Guadalupe como Patrona de México, concediéndole Misa y oficio propios. Son famosas las palabras con las que evocó el salmo 147: “Non fecit taliter omni nationi”; es decir, “No hizo cosa igual con otra nación”.

Otra de las imágenes de la Virgen de Guadalupe más conocidas se encuentra en las grutas de la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, que fue inaugurada por san Juan Pablo II el 12 de mayo de 1992. La imagen se encuentra a pocos pasos de la tumba de san Pedro.

Hay otra imagen famosa en la basílica que lleva su nombre, en la Vía Aurelia de Roma, templo que data de diciembre de 1958.

En Paris, Francia, hay una imagen de la Virgen y de san Juan Diego en la famosa Catedral de Notre Dame. Esta imagen permaneció intacta tras el incendio del pasado 15 de abril de 2019.

Fuente: desdelafe.mx

Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?