En los cumpleaños se acostumbra llevar presentes. Regalar algo.


Ayer Hermosillo cumplió años.


Soy una de las muchas personas que habiendo nacido fuera de esta capital, hace ya poco más de tres décadas que llegué a esta ciudad que generosamente me ha adoptado y sin renunciar a mis raíces en la sierra sonorense, sin perder mi arraigo por el terruño, también me siento hermosillense.


En esta ciudad al igual que muchos de ustedes, he encontrado las oportunidades que me permiten desarrollarme personal y profesionalmente.


Y en el cumpleaños de esta demarcación que nos alberga, vale la pena preguntarnos ¿Qué presente demanda mi ciudad? Evidentemente a diferencia de las y los cumpleañeros a quienes buscamos para abrazar y entregar algún obsequio, Hermosillo ocupa de intangibles que posibiliten una convivencia más armónica entre quienes sumamos ya casi el millón de habitantes.


Hermosillo ocupa de nuestra colaboración ciudadana. Sí ocupa mucha ciudadanía, mucha solidaridad, responsabilidad con la ciudad, sus habitantes, sus autoridades y su medio ambiente.


Pretextemos el cumpleaños tan especial que hoy nos trae el coronavirus, para replantear nuestro papel como habitantes de la capital sonorense; seguramente encontraremos mejores formas de convivir para vivir mejor.


Ojalá sigamos coincidiendo en

@SoledadDurazo

FB/SoledadDurazo

IG: soledaddurazo

YT: SoledadDurazo


Notas Relacionadas

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota