Ya sea que ames la comida de Estados Unidos o no, la gastronomía de nuestro vecino del norte tiene historias muy interesantes pues son, más que nada, platos modificados debido a las fusiones con otras culturas que fueron llegando, con el transcurso de los años, al país norteamericano. Quizá pienses que algunos de los platillos que se mencionarán en seguida son puramente estadounidenses, pero lo cierto es que se trata solo de una versión de otros platos. ¡Echa un vistazo! 1chinos


Contrario a lo que se piensa, la galleta de la fortuna (o de la suerte) no es china y se inventó en San Francisco, con inspiración en la receta de unas galletas japonesas de arroz llamadas senbei. Las crujientes galletas de la fortuna fueron introducidas después a ciudades asiáticas y hoy son famosas por todo el mundo por el mensaje que albergan en su interior.


Sabemos que tanto los hot dogs como la hamburguesa son un clásico de clásicos en la cocina norteamericana pero estos nacen de la fusión entre la cultura estadounidense con la gastronomía alemana, y es que ambos platos nacen en esta país; la hamburguesa, de hecho, recibe su nombre por la ciudad de Hamburgo, en Alemania. En cuanto a los perritos calientes, estos surgen de las salchichas alemanas Würstchen o de Frankfurt, y después fueron importados a Estados Unidos en donde se comercializaron como comida callejera y económica, agregándole la clásica línea de cátsup y mostaza.

La versión estadounidense de la comida mexicana es siempre controversial, debido a la infinidad de puestos y restaurantes de auténtica comida mexicana que hay en la gran parte del territorio de Estados Unidos. Aun así, cadenas de restaurantes de nuestro país vecino comercializan los tacos siguiendo una receta donde la tortilla está crujiente y dorada y en la que predomina la carne molida, más parecido a los tacos dorados (una de las muchas variedades de tacos en México) que a los auténticos tacos (de tortilla suave con carne adobada o asada). En cuanto a los burritos, los estadounidenses adoptan un burro de tortilla sin dorar que imita a la tortilla de harina. Aunque son interesantes estas versiones, los mismos residentes americanos prefieren la comida mexicana original por su sabor y por la variedad de recetas, muchas de ellas con ingredientes elaborados a mano.


El chilli con carne es otra de las recetas mexicanas que fue adoptada por la cultura norteamericana, volviéndose un platillo muy común. Inspirado, sin duda, en el plato de la carne con chile del norte de México, el chilli con carne agrega frijoles enteros a la receta y se come acompañado de nachos. Fue introducida a Estados Unidos por la cultura chicana, propiamente la de Texas.



Hay tantas variedades de pizzas alrededor del mundo que es imposible mencionar cada una, pero no podemos olvidar que la original viene de Nápoles, Italia, y se caracteriza por tener una salsa de tomate poco ácida y una masa delgada. Pues bien, Estados Unidos crea dos de los estilos más conocidos: el “Chicago style” y “New York style”. El primero de ellos es quizá el más interesante pues no es nada más una pizza, sino que se inspira en la lasaña y en el casserole, presentando una masa muy gruesa, crujiente y honda. Por otro lado, el estilo Nueva York se caracteriza por ser de gran tamaño, con una masa delgada que tiene solamente salsa y queso, sin ningún otro ingrediente.


No hay tarta más famosa en Estados Unidos que el “apple pie”, la cual se ha convertido en uno de los símbolos de la repostería típica estadounidense. Fue introducida al país por los británicos cuando colonizaron su territorio, modificando la receta y eliminando el uso del azafrán en ella. Unos dicen que el original viene del apfelstrudel alemán, un rollo de compota de manzana. 7


¿Quién no ama el mac and cheese? Especialmente cuando nos salva de algún apuro. Pues este platillo viene de los Alpes suizos, derivado del platillo älplermagronen (que significa macarrones de los Alpes). La receta original llevaba queso gruyere pero, al introducirse a Estados Unidos, se cambia por el queso cheddar y se procede a elaborarse en una cacerola, aunque más que nada se consume por el plato instantáneo que se comercializa en cajas.

Evelyn Medina es estudiante de la Lic. en Literaturas Hispánicas en la UNISON. Ensayista y apasionada a las buenas historias, sobre todo aquellas que se cuentan a través de los sabores. Puedes encontrarla en Instagram como @evemedinag.


Notas Relacionadas

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota