Nuestras mamás cuando se enfadaban de repetirnos las cosas y que siguiéramos desoyéndolas, recurrían a esa cálida expresión: “Tengo la boca chueca de decirte las cosas y nomás no haces caso”... y luego para rematar y ponerle un toque especial nos decían: “Me vas a sacar canas verdes, rojas, azules y de todos colores...”


Pues haga de cuenta que así están las autoridades ahorita en México y en Sonora desde antes de que se tomara la determinación federal, la recomendación ha sido que nos quedemos en casa.


Se ha echado mano de la tecnología para hacer más visuales los mensajes; se ha recurrido a la pedagogía para integrarles elementos que permitan su correcta interpretación; se han mostrado escenarios posibles de áreas por ejemplo destinadas al deporte, ahora visualizadas como instalación hospitalaria; se ha advertido de multas y castigos y aun así, seguimos en la calle...



Y es que para seguir con los refranes, de plano “vemos la tempestad” desatada en otras naciones más preparadas en cuanto a infraestructura, recursos y disciplina social y tampoco así nos hincamos.


Resulta sumamente irresponsable que las fiestas y reuniones sociales se sigan dando pese a la reiterada advertencia en tono de súplica por parte de las autoridades.


Pero volviendo a los dichos de mamá “¿En qué cabeza cabe?” Que no nos va a pasar nada; nos dicen las cosas “Y nos entra por un oído y por el otro nos sale” sin querer renunciar al momento, a jugarle a los valientes; a las mujeres y hombres de acero... es increíble como muchas personas intentaron burlar las disposiciones de las autoridades y optaron por irse a la zona rural o a la periferia de la ciudad, para alejarse de la vista de la autoridad... ¿Que tendrá que enfermar algún desobediente de estos que se creen impenetrables por el virus o fallecer alguien cercano para que “les caiga el 20”?


Por otra parte aplausos para la Fiscalía estatal de Sonora y la Secretaría de Seguridad pública porque en acción coordinada detuvieron y ya está vinculada a proceso, la primera persona relacionada con la acción de incitar a la violencia saqueos en tiendas.


El joven tiene apenas 22 años; sus acciones fueron rastreadas por el grupo de la policía especializada en delitos cibernéticos.



El combate a la impunidad inhibe la comisión del delito; eso es por lógica pero también comprobado con hechos...¡bien!


--

www.soledaddurazo.com

@SoledadDurazo


Notas Relacionadas

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota