En plena era de las nuevas tecnologías y las comunicaciones instantáneas donde un titular lo podemos compartir prácticamente al mismo tiempo en todo el mundo, nos hemos vuelto monotemáticos.


Y es que aunque todo el día recibimos, buscamos y compartimos información sobre el coronavirus, es difícil encontrar temas porque nos parece que cualquier otro pudiese palidecer ante este que nos tiene alertas, asustados, alterados, en la incertidumbre.


Y a todos se nos ha marcado una pausa en muchos sentidos y estamos con más detenimiento viviendo la vida…no me cabe duda que todos en mayor o menor medida estamos viendo transcurrir los acontecimientos, nos estamos encontrando y reencontrando…nos planeamos escenarios y nos replanteamos hábitos y comportamientos…la ciudad se va quedando en silencio y las calles con resistencia de quienes las recorremos a diario, con lentitud se han ido desocupando porque conforme pasan las horas y los días, la realidad nos está llegando… y así como podemos ver a una ardilla cruzar en pleno medio día una calle de Hermosillo como la Juárez, regularmente llena de ruido y carros, no podemos dar el abrazo a los amigos que están atravesando ahora por el duro golpe de despedir físicamente a su hijo…la realidad nos está llegando…


Y cuando escuché al presidente López Obrador en su visita a Sonora el pasado sábado, entendí que finalmente el gobierno federal estaba ya en la misma sintonía de estados como el nuestro; en SLRC se sumó al llamado de la gobernadora Pavlovich a quedarse en casa y respaldó así mismo la recomendación del Dr. López Gatell, sub secretario de salud, para quedarnos masivamente en casa como la última oportunidad que tiene México para reducir los contagios del COVID…



Por fortuna en Sonora se ha venido actuando con más oportunidad que los dictados de la federación; sin duda suspender los eventos masivos desde que apareció el primer caso, decretar la alerta sanitaria desde el miércoles, restricción de horarios para la venta de alcohol y ayer la suspensión de todos los negocios no esenciales, son decisiones difíciles pero necesarias.


Nos toca a la ciudadanía acatar las recomendaciones y efectivamente quedarnos en casa totalmente o lo más posible cuando la naturaleza de nuestro trabajo nos exija salir.

www.soledaddurazo.com

@SoledadDurazo


Notas Relacionadas

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota