Luces en las calles, escaparates decorados con espumillón, catálogos repletos de ofertas, turrones en los supermercados… ¡Comienza la cuenta atrás para la Navidad! A pesar de ser una de las épocas más mágicas del año, también es una de las que más quebraderos de cabeza puede provocarnos. Son muchas los preparativos a los que tenemos que 'adelantarnos' antes de los días más especiales para que disfrutar de unas fiestas inolvidables, como organizar una escapada, pensar en el menú navideño y, por supuesto, encontrar el regalo ideal para los seres queridos, especialmente para los más pequeños de la casa.

Son muchos los niños que pueden 'encapricharse' con tener una mascota y no dudan en plasmar este deseo en la carta de los Reyes Magos. Sin embargo, antes de tomar esta importante decisión, los padres deben barajar lo que realmente supone incorporar un miembro más a la familia.
Una responsabilidad para todos

Cabe destacar que, si la petición es por parte de un pequeño, puede tratarse de un deseo puntual fruto de la novedad. En cualquier caso, todos los miembros de la familia deben estar de acuerdo no solo en convivir con el animal, sino en cuidarlo de forma cariñosa y responsable y velar por su seguridad. La llegada de una mascota va a 'alterar' por completo el ritmo del hogar. Un perro no es un juguete, sino un ser vivo que exige ciertas responsabilidades y obligaciones como sacarle diariamente a pasear, cuidar su salud, preocuparse por su alimentación o hacer frente a gastos en vacunaciones o revisiones. Todos estos detalles deben valorarse antes de dar el paso.

Una mascota exige tiempo y dedicación, especialmente en materia de educación. Al igual que educamos a los más pequeños para que sean respetuosos y no hagan trastadas, lo mismo tenemos que hacer con los amigos peludos. Siguiendo los consejos adecuados, con paciencia y la implicación de todos los miembros de la familia, esta puede ser una tarea sencilla. Sin embargo, en ocasiones, el adiestramiento puede complicarse. Durante el periodo de adaptación del animal al nuevo hogar, debemos procurar que el ambiente en casa sea tranquilo, por lo que las visitas de familiares y amigos deben moderarse y hay que intentar mantener una cierta rutina de hábitos y horarios.

No te sumes al abandono


Si, finalmente, tomas la decisión de incorporar un amigo peludo a la familia, opta por la adopción y nunca por la compra, que fomenta la cría indiscriminada con fines lucrativos. Lamentablemente, el abandono animal continúa siendo un grave problema en nuestra sociedad. Según un estudio publicado por la Fundación Affinity, en el 2018 fueron recogidos más de 100.000 perros. A pesar de que el abandono de mascotas es un fenómeno que se produce en todas las épocas del año, según afirman la Asociación Animalista Libera y la Fundación Franz Weber, al menos el 30% de los animales que se regalan en Navidad acaban siendo víctimas del abandono. Una triste cifra que no debe seguir aumentando.

fuente: hola.com




Notas Relacionadas

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota