¡Qué complicada está para los gobiernos municipales y estatales, la gestión de recursos para que la Federación aporte a los municipios!


A esto, no hay que olvidar que existen intereses partidistas que se mezclan; incluso dentro de los mismos partidos, los y las correligionarias recurren a esa estrategia en aras de fortalecer su imagen con miras a las próximas elecciones.


La alcaldesa de Hermosillo, Célida López, ha venido lidiando con una serie de circunstancias que, sin duda, han hecho más compleja su gestión.


Y es que su silla es más deseada de lo que pareciera. Para empezar, no perdamos de vista que las dos diputadas federales de Morena, Lorenia Valles y Wendy Briseño, no ven con malos ojos la posibilidad de contender por la alcaldía. Por ello, más que verlas hacer equipo con su alcaldesa y sumar esfuerzos por Hermosillo, buscan proyección individual.


Otra cosa fuera si le facilitaran las gestiones a López Cárdenas, y allegaran recursos al municipio. De ser así, seguramente la alcaldesa no habría hecho declaraciones que podrían interpretarse como una confrontación, por un lado, con el PAN, al cobrar públicamente los prediales que debe; por otro lado, ayer con el gobierno del estado, cuya postura fue expresada horas más tarde por el Secretario de Hacienda, Raúl Navarro, quien precisó que están al día en las cuentas.


2019 aún no se ha terminado, y tampoco el Estado puede pagar por inmuebles del dominio público, como escuelas y hospitales públicos. Entonces, explica Navarro, faltan esos ajustes en el municipio, y que se emita la boleta correspondiente para pagar.


Este lunes fue ocasión para la cobranza mutua, pues el Estado recordó al Municipio que también le debe por concepto de operación del acueducto Independencia; así que, a lo mejor, este puede ser un caso de esos en que se baja el cero y no toca, y ambas entidades quedan “tablas”.


Por cierto, ayer el Contador Navarro encabezó la conferencia de prensa que ofrecieron funcionarios de Hacienda y de Infraestructura, para explicar detalles del paquete presupuestal en el que, dicho sea de paso, un 55% del mismo son recursos ya etiquetados y el otro 45% no. En total, la propuesta de presupuesto es 2.7% mayor a la de este año que termina.


Raúl Navarro, también explicó que el recorte en las participaciones impactará en la consecución de algunos proyectos de inversión que estarían en riesgo y, con base en ello, se justifica la solicitud del crédito por 1300 millones de pesos que analiza el Congreso.


Notas Relacionadas

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota