Si pensabas que las fobias a las arañas o la oscuridad pueden resultarte extrañas, algo fácil cuando tu no eres el que las sufres, espera a conocer los siguientes casos. Os traemos algunos de los miedos menos conocidos que podías llegar a imaginar y que, al contrario de lo que

muchos piensan, están francamente extendidos.

Entendemos como fobia un trastorno de salud emocional o psíquico, caracterizado sobretodo por un miedo intenso. Éste puede ir ligado desde terror a ciertos objetos, pasando por situaciones determinadas, animales o lugares. Sea como fuere, no sólo el agua, los payasos o los anteriormente mencionados ejemplos suelen estar presentes, aunque sí que son, tal vez, los más extendidos. A continuación podrás descubrir algunos de los casos más raros del mundo.

Ombrofobia: Miedo a la lluvia. Pobre del que viva en Galicia o cualquier otra zona del norte de España durante los meses de Invierno. Este tipo de personas están obsesionadas con no mojarse, por lo que tratarán de buscar cualquier tipo de protección para ello.

Somnifobia: Miedo a dormir. Para algunos dormir puede ser un auténtico placer, sobretodo cuando llega el fin de semana, pero para otros puede convertirse en toda una pesadilla. Este es el caso de los que sufren somnifobia. Piensan que les pasará algo dantesco mientras duermen, por lo que buscarán estar despiertos el mayor tiempo posible. Por si os lo estáis preguntando, sí, este tipo de personas sufren de insomnio.

Uranofobia: Miedo al cielo. Sin lugar a dudas uno de los miedos más extraños que existen. ¿Cómo realizas una terapia a una persona que, literalmente, le tiene miedo al cielo y a la propia vida después de la muerte? Generalmente está ligada a creyentes y a día de hoy sigue siendo complicada de tratar.

Tripofobia: Miedo a los agujeros. Esta es una de las más extendidas en los últimos años y que ha protagonizado todo tipo de vídeos en YouTube e imágenes en redes sociales. Se trata del miedo a agujeros en determinadas superficies, orificios pequeños y extremadamente juntos. Algunas de las reacciones a esta fobia van ligados en forma de mareos, sudores fríos o incluso vómitos.

Hipopotomonstrosesquipedaliofobia: Miedo a las palabras largas. Seguramente con sólo leer la fobia ya te hayas hecho una idea de por qué temen a este tipo de palabras. La timidez es una de las características de este tipo de personas, pues jamás los verás pronunciar palabra alguna tan extensa.


Omfalofobia: Miedo a los ombligos. No solo los temores están relacionados con el mundo exterior o los animales, sino también con uno mismo, en este caso el cuerpo. El temor a los ombligos es uno de esos trastornos cuanto menos peculiares. De la misma forma que la tripofobia, estas personas pueden sufrir mareos o vómitos con sólo mirar su ombligo o el de cualquier otro cuerpo.


Fuente: ecodiario.eleconomista.es


Notas Relacionadas

Mi Sonora

Un perro no es un juguete

2019-12-10

Luces en las calles, escaparates decorados con espumillón, catálogos repletos de ofertas, turrones en los supermercados… ¡Comienza la cuenta atr...

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota