El cuarto jueves de noviembre se celebra, en Estados Unidos, el Día de Acción de Gracias, una festividad compartida por otros países (con variación en las fechas) para agradecer por las bendiciones y las cosechas del año con un banquete abundante que se comparte con la familia y todos los seres queridos.

La historia se remonta al año 1621 cuando llega a Massachusetts un barco proveniente de Inglaterra, el Mayflower, con colonos peregrinos a bordo. Estos tuvieron enormes dificultades para instalarse y sus primeras cosechas fracasaron terriblemente por el clima de este nuevo lugar, por lo que pidieron ayuda a los nativos americanos quienes les enseñaron a sembrar maíz y a cultivar otras plantas, así como a cazar y pescar. Después de un año, la cosecha tuvo éxito y los peregrinos organizaron un banquete en agradecimiento a los indios que incluía los granos que habían sembrado, mientras que los nativos, aportando al festín, les llevaron ciervos para comer. Se dice que esta fue la primera celebración del Thanksgiving en los Estados Unidos, sin embargo, no fue hasta 1863 cuando Abraham Lincoln decretó el último jueves de noviembre como el día para dar gracias, después de una época de guerras, convirtiéndose en una festividad nacional.

El platillo estrella es el pavo asado, tanto que al día también se le conoce como el Día del Pavo; se le suele rellenar con manzanas o con distintas verduras como el ejote o la zanahoria, untado en aceite de oliva o en mantequilla. Siempre se le acompaña con alguna de las guarniciones típicas del Thanksgiving al ser una carne un poco seca. Para aquellos que no consumen carne, el sustituto de este platillo es un tofú preparado especialmente para las fechas.

El puré de papa y la salsa de arándanos son los acompañantes predilectos para el pavo; esta última resalta por su sabor agridulce y por su color, lo que lo hace algo que no puede faltar en la cena ya sea con el pavo o con la pierna y un elote al lado.

Sin gravy no hay pavo, y aunque actualmente ya hay marcas que comercializan la salsa enlatada, lo mejor es prepararla en casa. La característica principal del gravy es su consistencia espesa y su brillo, sirviendo para bañar la carne del pavo y humedecerla.

Los postres no faltan y en la mesa se pueden encontrar el pay de manzana y de calabaza o el pan de elote o de nuez, al ser platillos dulces otoñales. Algunos otros platos que se encuentran en el gran banquete del Día de Acción de Gracias son las patatas dulces horneadas, mejor conocidas como “sweet potatoes”, o el guiso de judías verdes al que se le llama “green bean casserole”. El maridaje durante la cena suele ser con sidra o champaña, pero también se acostumbran los cocteles preparados.

Muchos de estos ingredientes o platillos recuerdan a la época navideña pero para aquellos que celebran el Thanksgiving, esta festividad es incluso más importante que la navidad o el año nuevo.


*Evelyn Medina es estudiante de la Lic. en Literaturas Hispánicas en la UNISON. Ensayista y apasionada a las buenas historias, sobre todo aquellas que se cuentan a través de los sabores. Combina sus lados de literata y foodie en su blog de Instagram @arracheramx. Tambien puedes seguirla como @evemedinag.


Notas Relacionadas

Mi Sonora

Para que no llegue el olvido

2020-06-04

Con éste son 11 años de aquel 5 de junio de 2009 y aún me resulta complicado definir que comunicar  para impedir  que el paso del tiemp...

Mi Sonora

La espina clavada de Célida

2020-06-04

La coordinación de acciones entre los niveles de gobierno y la comunicación fluida son elementos básicos para la implementación correcta de accion...

Mi Sonora

No hemos querido entender...

2020-06-03

Las advertencias se han venido haciendo desde voces que hablan por la ciencia y la economía.   Las primeras sin duda calificadas en ...

Mi Sonora

¿Qué nos pasa? 

2020-06-03

La muerte de una persona que se ha dedicado a alguna actividad de carácter público, ya sea desde las artes, las letras, la cultura e incluso desde l...

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota