Detalla a pinceladas mi dolor, mi tristeza.
En cada cicatriz, en las palabras que me he dicho en el espejo viéndome a los ojos, mientras las lágrimas me recorrían hasta envejecer.

Quiero dejar constancia de esta maldita destrucción, que se quede allí plasmada y se disuelva de mí.

Quiero que me pintes el alma, en la profundidad de mis ojos sin brillo.
Abismales pozos que alguna vez fueron soles del desierto.

Itzayana de Carrera.


Notas Relacionadas

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota