Desde aquella explosión industrial, allá por la segunda mitad del siglo XVIII en el Reino de Gran Bretaña y que se diseminó nerviosamente por una parte de Europa y de peculiar manera en los Estados Unidos, la humanidad vivió una era de transformaciones alocadas, entusiastas, regidas por el deseo de opulencia, sin control. Jamás se llegó a pensar que ese llamado progreso, que lo fue sin duda, se generaría nada más y nada menos un factor importante para fracturar el medio ambiente, a grado tal que la humanidad ahora se encuentra en riesgo por esa borrachera de progreso desenfrenado que por otro lado concentró la riqueza en pocas manos.

Seguramente habrá visto películas de la Inglaterra industrial, de inmensas fábricas oscuras que negreaban Londres y de las cuales emergían miles de obreros en condiciones desastrosas. De esos tiempo, las luchas sindicales de izquierda, sí de izquierda, lograron avances en la forma de vida de los trabajadores mediante huelgas y luchas violentas.

Pues todo ello da vueltas en el tiempo. La consolidación del capitalismo llegó precisamente hasta nuestra forma de vida actual con todas sus imposiciones. El capitalismo se adaptó a otras condiciones, en casi todos los países y siguió explotando y concentrando riqueza mediante corrupción, y leyes permisivas, siguió destruyendo los recursos naturales y por ello estamos aquí, en una emergencia mundial por el cambio climático, con el campo destruido por gobiernos anteriores y en crisis de generación de empleos.

Pues bien, para resolver tres de esos inmensos problemas que generó la depredación del capital y que parecen un dilema irresoluble, el Presidente se aventó con una idea genial que tratará de impactar a tres pájaros de un tiro: trabajo, un aporte mayúsculo al medio ambiente y propiciar un renacimiento del campo.

Parece una locura pero veamos el contenido:

A diez meses de haber presentado el programa Sembrando Vida, el Presidente López Obrador dio a conocer que se duplicará el próximo año, ya que la siembra de árboles pasará de 500 mil a un millón de hectáreas, y los sembradores aumentarán de 200 mil a 400 mil. 400 mil empleos permanentes.

Cierto estamos frente a un programa de creación de empleos más grande del país y en la historia de México. ¿Habían visto la creación de empleo en diez meses que contratara a 200 mil trabajadores en un sólo programa? Claro que no. Tenga usted que si todo avanza a lo previsto, este programa creará un paradigma internaciona en la creación de empleos que a la vez pueda ser un dique natural para que el cambio climático sea menos agresivo.

Y fíjese en el monto presupuestal de enorme contundencia. “Sembrando Vida” empezó con nada menos que 15 mil millones de pesos, pero se amplió a 23 mmdp y el próximo año tendrá 25,131 mdp.

Y tiene a decir del Presidente una significación múltiple: producción, empleos, arraigar a los campesinos a sus lugares de origen, mejorar y proteger el medio ambiente y reconstruir el tejido social. Este programa incluye la siembra de 500 mil hectáreas y ha dado empleo a alrededor de 200 mil sembradoras y sembradores. Además, se planea que el próximo año se duplique, para llegar a un millón de hectáreas y 400 mil campesinos.

Se está trabajando con 25 pueblos originarios con presencia en 362 municipios, 4 mil ejidos y en 400 comunidades. Así se rompe esa fórmula de que el empleo sólo puede ser en la industria o construcción. Aquí se da un paso innovador que toca las puertas de una solución múltiple ya que no estará expuesto a la oferta y la demanda explícitamente, sino que los bosques se expandirán propiciando bienestar. Además tiene toda la característica de ser permanente y no estar expuesto a las leyes del mercado pues la contratación viene del propio gobierno y con trabajadores nativos que no tendrán necesidad de huir de sus lugares natales.

Por otro lado se planea desarrollar casi seis mil viveros forestales y comunitarios. Ya hay más de 4 mil instalados.

Estemos atentos a este programa “Sembrando Vida” que aún permanece discreto y poco atractivo a los organismos internacionales y los medios de comunicación. A mi parecer estamos en presencia de la materialización de un proyecto humanista de amplísimo espectro. En una semana en donde abundó lo noticioso por asuntos de combate a la corrupción, los árboles parecen no importar mucho a los apetitos de las notas. Sembrando vida en poco tiempo será uno de los programas contemporáneos que suma empleo y contribución al medio ambiente entre otras muchas cosas. Y aparte es el programa unico en el mundo.

"Sembrar, la acción que te da el nacimiento, la semilla que te da el corazón y las manos de un pueblo unido." Octavio Almada

@octavioalmada1
@ElCobanaro


Notas Relacionadas

Mi Sonora

¿Qué les pasa Morenos?

2019-11-11

Para todo estudioso de las humanidades ha sido un punto de interés si el ser humano es consciente de su tiempo, consciente de su proceso histórico. ...

Mi Sonora

El crimen de lesa salud.

2019-10-28

Aún estamos muy atrasados en materia legislativa en lo que respecta a los crímenes sociales, los delitos de los gobiernos. Porque usted estará de a...

Mi Sonora

Dos fenómenos políticos

2019-10-20

Esta semana quise dedicar la columna al tema de la revocación de mandato. Pero es tal la velocidad de acontecimientos importantes que lo haré en dos...

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota