El 20 de Noviembre de 2006 la senadora perredista María del Rosario Ibarra de la Garza le tomó protesta como “presidente legítimo” e impuso la banda presidencial con el águila juarista al tabasqueño que no aceptó su derrota en las elecciones presidenciales de ese año. El 23 de octubre de 2019 el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, será testigo en la ceremonia en que la luchadora social Rosario Ibarra de Piedra, reciba la Medalla Belisario Domínguez.

La Cámara de Senadores aprobó entregar la presea a una mexicana que desde 1974 está entregada en una tarea que comenzó al desaparecer su hijo Jesús Piedra Ibarra, luego de ser detenido bajo el cargo de pertenecer a la Liga Comunista 23 de Septiembre y ser acusado de participar en la muerte del policía Guillermo Villarreal Valdez, según consta en las publicaciones de la época. La incansable señora Ibarra de Piedra, originaria de Saltillo, Coahuila, a los 91 años de edad recibirá el reconocimiento por esa incansable lucha que abarca a todas las víctimas de la violencia que vivimos desde hace más de medio siglo.
Doña Rosario Ibarra de Piedra será la octava mujer condecorada con la medalla que por primera ocasión fue otorgada, en 1954, a la profesora sudbajacaliforniana María Rosaura Zapata Cano. Ocho años después la distinción fue para la actriz defeña María Tereza Montoya Pardavé. En 1963 el reconocimiento correspondió a la veracruzana María Hernández Zarco, quien expuso su vida en 1913 al imprimir y distribuir el discurso que pronunció el senador Belisario Domínguez Palencia, el 23 de septiembre del año citado, contra el usurpador Victoriano Huerta, calificándolo de “soldado sanguinario y feroz asesino”. El 7 de octubre, hace 106 años, el valiente médico chiapaneco fue acribillado a tiros en el panteón de Xoco, al Sur de la Capital del País.

En el año 1969 los integrantes de la comisión senatorial que determina a quien entregan la multicitada medalla, hicieron un doble reconocimiento al aprobar la distinción para la merítense María Cámara Vales, esposa del último Vicepresidente que hubo en México, el abogado y periodista tabasqueño José María Pino Suárez, asesinado junto con Francisco I. Madero, por órdenes de Victoriano Huerta, durante la triste “Decena Trágica” en febrero de 1913, en el exterior de la Penitenciaría del Distrito Federal.
Transcurrieron 16 años para que nuevamente una mujer fuera merecedora de la Medalla Belisario Domínguez y ella fue la profesora y jurista campechana María Lavalle Urbina, en 1985 y a la poeta, escritora y primera gobernadora en el país, Griselda Álvarez Ponce de León, le correspondieron los honores en 1996, a cuatro años de cumplir los 100. En el presente siglo la primera en ser distinguida fue la bióloga Julia Carabias Lillo, en 2017, siendo la más joven de las recipiendarias, pues tenía 63 años de edad y además es la única superviviente del grupo.

TRAYECTORIA DE DOÑA ROSARIO

No pocas personas se extrañaron que la Medalla Belisario Domínguez sea entregada, en este año, a Rosario Ibarra de Piedra, si ella se ha enfrentado permanentemente a los gobiernos constitucionales. La respuesta es simple: los tiempos han cambiado y seguramente quienes la propusieron y quienes la aprobaron, tomaron en cuenta los años en que la saltillense ha dedicado su tiempo a la búsqueda de su hijo, a la defensa de las víctimas de la “Guerra Sucia” y la cercanía personal de la señora Rosario, desde hace años, con quien ahora es el Presidente de la República. Recuerdo el revuelo que se produjo cuando en 1979 los priistas le impusieron esa medalla al líder de la CTM, Fidel Velázquez Sánchez; en “La Docena Azul” los presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón impulsaron las propuestas a favor de Carlos Castillo Peraza y de Luis H. Álvarez, en 2007 y en 2010, respectivamente.

En regímenes PRIistas otros dos ilustres PANistas fueron recipiendarios de la medalla. En 1998, el licenciado José Ángel Conchello Dávila y don Manuel Gómez Morín, fundador del partido blanquiazul, en 2013.

Bueno, pero retomo el comentario con la trayectoria de doña Rosario que en 1977 fundó un organismo de largo nombre y que encierra en sí su cometido; Comité Pro Defensa de Presos, Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Políticos. Un año después, en su movimiento determina hacer huelgas de hambre para que el gobierno decrete una amnistía para los presos políticos y en ese mismo año el presidente José López Portillo concede la amnistía. Esta luchadora social se une a la Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos Desaparecidos.

Como ya era muy conocida, esta activista es arropada por el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) y es diputada federal. En 1982 queda registrada como candidata presidencial, también por el PRT y volvería a figurar como aspirante a la Presidencia de México, en 1988. Después se sumó al grupo del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y consiguió ser senadora del 2006 al 2012.En cuatro ocasiones estuvo propuesta para el Premio Nobel de la Paz: 1986, 1987, 1989 y 2006.

Nuestro personaje, fue hija de un ingeniero agrónomo y militar revolucionario. Su esposo identificado como militante activo del Partido Comunista Mexicano y en su época estudiantil fue líder socialista en la Universidad Autónoma de Nuevo León. Su yerno Germán Escobedo Segovia participó en el secuestro de un avión de CMA que salió del D. F. y lo llevaron a La Habana, Cuba, en 1972.

En las elecciones del pasado 1 de julio de 2018, López Obrador dijo haber emitido su voto, para Presidenta de México, a favor de doña Rosario Ibarra de Piedra, como un homenaje a su labor y a la mujer. La sesión solemne de la Cámara de Senadores tendrá lugar, en la fecha antes señalada, en la antigua sede de esa legisladora, en la Plaza Xicoténcatl, el acceso será mediante rigurosa invitación.

BUEN JEFE POLICÍACO, EN LA CDMX

El nombramiento de Oscar García Harfuch como responsable de las acciones policíacas y protección ciudadana, estoy seguro de que en poco tiempo será aplaudido por los millones de habitantes que viven o laboran en la Ciudad de México. La jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum Pardo debe darle todo el apoyo y su plena confianza al joven de 37 años de edad y con una experiencia, pese a su corta edad, de mucha valía en la materia que se le encomienda.

De ninguna manera se trata de elogiar a García Harfuch, a quien conozco en fotografía y videos, pero estoy de acuerdo con mi fraternal colega Abraham Mohamed, quien describe al prometedor funcionario en los siguientes términos: “trae en su sangre los genes del patriotismo, del honor, de la honestidad, de la disciplina, del respeto y de servicio al pueblo, que le heredaron su abuelo y su padre”. ¿Saben quiénes son esos dos personajes? Pues, nada más ni nada menos, que el general de división Marcelino García Barragán y su hijo Javier García Paniagua, de quienes he de comentar otro día.

Un dato sentimental y lo comento porque soy su admirador de siempre, la mamá de Oscar es la actriz María Sorté, María Harfuch Hidalgo para los efectos oficiales. Fue la estrella al lado de Mario Moreno, Cantinflas, en la divertida película “El Barrendero”; por supuesto que la actriz actuó en otras cintas cinematográficas y en la televisión.

P.D. La semana que termina en este sábado 12 de Octubre, Día de la Raza, Día del Descubrimiento de América, Día de la Hispanidad, nos quedará en la memoria que cualquier grupo de personas, gremio laboral o ciudadano común y corriente, puede cerrar la circulación de vehículos en la Ciudad de México, bloquear calles y avenidas, sin importar el daño y molestias que se causan a terceros…. Cuando menos hasta octubre de 20124 las autoridades municipales, estatales y federales jamás reprimirán las manifestaciones callejeras, no interferirán en las marchas aunque sea de cinco o diez persona, como tampoco impedirán bloqueos, excepto en Tabasco donde se aplicaría la “Ley Garrote”. En la Ciudad de México, los taxistas entorpecieron las labores de miles de personas, por espacio de casi 12 horas y doña Claudia Sheinbaum no apareció y el problema se lo turnaron a doña Olga Sánchez Cordero, a quien también le encargaron el asunto los de estudiantes de una Escuela de Tenería, Estado de México, que secuestraron 92 autobuses con todo y los choferes para exigir plazas laborales, becas y un campo de fútbol y su peticiones fueron atendidas inmediatamente, porque así lo determinan desde Palacio Nacional. La noche del jueves pasado se informó que las estudiantes de una escuela poblana actuaron igual que los jóvenes de Tenería. Queda entendido que se presiona a la autoridad y se cumplen los deseos. El ejemplo cunde.



Notas Relacionadas

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota