No hay peor lucha que la de clases. Así reza por ahí un poema de certero sarcasmo. Y es cierto. En México la lucha de clases se da día a día, calle por calle, libro por libro. La lucha de clases ha sido y es una batalla de sangre, de parlamento, de empresas, de zonas de ciudad, de consumos, de cultura. Es sobre todo una lucha que se pretende ocultar. La derecha en nuestro país es muy dada a negar esta batalla. Supongo que han visto u oído eso de que la 4T divide al país. Esto es una de las grandes tesis idiotas que se puedan escuchar en un país cuya brecha social es inmensa y la división de clases es obscena, criminal y consentida. El hecho de que esa división de clases no promueva irritación social, sublevaciones, revoluciones, motines o cualquier estallido de movilidad social la derecha la llama PAZ. Esa es la paz que necesitan para que se acumule poder, dinero, consumo en unas cuantas familias. Esa tendencia de derechas: ocultar la verdad. Y es cierto el gran reto de la circulación de ideas es que la verdad venza al ocultamiento. Meta luz en la oscuridad.

¿Cómo es posible que los ciudadanos nos demos cuenta de nuestra posición económica en la sociedad con todo lo que ello implica? ¿Qué es aquello que nos hace reparar de nuestra condición política, social y económica? El conocimiento, el pensamiento… sí. ¿Mediante qué forma circularon las ideas para que ese reconocimiento se diera? Sí, los libros. Los libros fueron y aún son el vehículo idóneo para transmitir ideas.

¿De qué manera, entonces se puede forjar una educación que genere esa conciencia? Mediante la escuela, en el campo crítico del aula, en la verbalización y la narrativa de las maestras y maestros y por supuesto en los libros de texto que se generen en el sistema escolarizado.

Los contenidos de los libros de texto gratuito han sido un tema de alta polémica en la historia del país. Precisamente por eso, porque se crían ideas, se activan mentes, se crea la posibilidad de conocimiento y también se da la cuestión de ideologizar o imponer una opinión. Es decir, se trata de imponer una creencia que cada quien le llama verdad. Esa pugna la han materializado los libros de texto gratuito. Según el partido que ocupe el poder y su Presidencia es lo que se maneja en los libros de texto. Cada quién según su necesidad y su peculiar forma de pretender que se entienda la historia o se ejerzan los métodos de enseñanza- aprendizaje. La política también quiso ser pedagogía. Sin embargo, la pugna por una enseñanza creativa, realista, crítica, científica y popular se va imponiendo con el tiempo. Ahora esa enseñanza refuerza el pensamiento crítico, la sustancia de las humanidades y sobre todo el núcleo de la filosofía.

No sé si recuerden que esta Cuarta Transformación tiene un sustento vital, el pensamiento crítico. Este método de raciocinio propicia la crítica, la investigación, el análisis. Con el pensamiento crítico se puede dudar de las verdades establecidas, de las verdades transmitidas por diversos canales. De lo que se trata es de pensar, no de recibir adiestramiento mental. Ese es un propósito de este gobierno. Veremos entonces una de las formas de transmitir ese principio en la primera entrega que hace Presidencia de la República en los millones de libros de texto ya con el sello de la IV Transformación.

Pero estudiemos dos perlas para mostrarles esa tensión política dentro de los libros de texto: Recordemos que el presidente López Mateos crea la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (CONALITEG), que presidió Martín Luis Guzmán, como dependencia de la Secretaría de Educación Pública. Esa comisión fue integrada por un secretario general -Juan Hernández Luna-, seis vocales -Arturo Arnaíz y Freg, Agustín Arroyo CH., Alberto Barajas, José Gorostiza, Gregorio López y Fuentes y Agustín Yánez-, “doce colaboradores pedagógicos y cinco representantes de la opinión pública que, en este caso, fueron designados entre los directores de los principales diarios capitalinos: Excélsior, El Universal, Novedades, La Prensa y de la cadena García Valseca [Rodrigo de Llano, Miguel Lanz Duret, Ramón Beteta, Mario Santaella y José García Valseca]… para comprometer a la prensa capitalina con el proyecto de la Comisión. (Texto tomado de Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO). Obsérvese la intervención de la prensa y la nula participación ciudadana. Era el principio, pues y la manifestación del poder de la Prensa.

Dos: Al iniciar el gobierno del presidente Lázaro Cárdenas, el 59% de la población mayor de diez años era analfabeta. Por esa razón, se estableció conforme al plan sexenal, que la nueva escuela socialista estuviera al servicio de obreros y campesinos; y que fueran editados textos de lectura para ofrecerlos a bajo precio (7 centavos); además, la SEP produjo las series de libros: Simiente, la Serie de la SEP, Libérate, Serie Vida y Madre Tierra. Pero los obispos y el Frente Único Nacional de Padres de Familia de Tamaulipas, en desacuerdo con la educación socialista, reaccionaron en contra de la publicación de estos textos. Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO. Juzgue usted las intenciones de la lectura oficial.

Por supuesto que se percibe la batalla de la lucha de clases. Aunque en la época de Cárdenas no eran libros de texto gratuito, se pretendió educar para la vida, para la labor del campo, para la autoliberación.

En el transcurso del tiempo esta singular guerra en la edición de los libros de texto se siguió y se seguirá dando: la Iglesia ha intervenido, la derecha se queja y recomienda sus propios libros en escuelas particulares. Ahora que la Presidencia ha entregado 176 millones de libros de texto gratuito para todas las escuelas en el país, se pretende crear una conciencia histórica más aproximada a lo real. Por ejemplo en los libros de texto gratuitos para quinto y sexto grado de primaria se reconoce la diversidad sexual y se rechaza la discriminación racial. Se aborda el asesinato del excandidato del PRI Luis Donaldo Colosio, la crisis económica de 1982, el levantamiento zapatista de 1994 y el triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales de 2018.

Tenga por seguro, en estos tiempos de oposición dislocada se revisará cada libro para atacar la 4T. Tenga por seguro, revíselos usted, que el contenido generará comezón para las mentes conservadoras que son alérgicos a que el pensamiento crítico se cultive a todo lo ancho del país. Tenga también por seguro que los libros acompañan la natural curiosidad humana que ya contará en poco tiempo con acceso a Internet en todo el país. Y eso es una revolución cultural. Tenga por seguro que los libros de texto gratuito crearán generaciones activas, propositivas, con sentido de justicia, de cuidado ambiental, de cuidado personal, comunicativas, solidarias y formadas contra la corrupción. Y para cerrar cito a Jaime Torres Bodet quien fue secretario de Educación Pública: Un mexicano resuelto a afianzar la independencia política y económica de la patria, no con meras afirmaciones verbales de patriotismo, sino con su trabajo, su energía, su competencia técnica, su espíritu de justicia y su ayuda cotidiana y honesta a la acción de sus compatriotas”.

"Los libros y su formacion el mejor lugar la cocina de cada hogar mexicano" Octavio Almada

@octavioalmada1

@ElCobanaro


Notas Relacionadas

Mi Sonora

De las derrotas morales

2019-09-08

La moral. La definición: Moral viene de “moris”, costumbre. Las costumbres crean la moral, cierto. Hay costumbres de otras culturas que usted ve ...

Mi Sonora

El Profeta en tierra de mercaderes.

2019-09-01

El Profeta en tierra de mercaderes. Recuerdo la primera vez que vi a Andrés Manuel López Obrador. Ya me había enterado de su fama. Un hombre con un...

Mi Sonora

Morena y el sistema de partidos

2019-08-25

Uno de los temas de agenda de la semana fue el conflicto que desató el proceso para elegir al nuevo presidente de la mesa directiva de la Cámara de ...

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota