Asegúrese de que la sillita alta que use no se vuelque fácilmente.

Si la sillita es plegable, cerciórese de que esté bien asegurada cada vez que la arme.

Siempre que siente a su hijo en la sillita, use las correas de seguridad, incluyendo la correa para la entrepierna. Esto impedirá que su hijo se deslice o resbale, lo que podría causarle lesiones graves o incluso la muerte. Jamás deje que su hijo se ponga de pie en la sillita alta.

No coloque la sillita alta cerca de un mostrador o mesa. El niño podría empujar con suficiente fuerza contra estas superficies como para volcar la sillita.

Nunca deje a un niño pequeño solo en una sillita alta, y no deje que niños más grandes se suban o jueguen con ella, porque podría volcarse.

Una sillita alta que se enganche en una mesa no es un buen sustituto de una sillita independiente. Si planea usar este tipo de silla cuando sale a comer o de viaje, busque una que se pueda asegurar a la mesa. Cerciórese de que la mesa sea lo suficientemente pesada como para soportar el peso de su hijo sin volcarse. Además, verifique si los pies de su hijo llegan a tocar el soporte de la mesa. Si su hijo empuja contra la mesa, podría desprender el asiento.


Fuente:
www.healthychildren.org


Notas Relacionadas

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota