Pero te saltarán los ojos en el sentido que vas a quedar sorprendido, porque el deporte tanto como la educación, si se enseña desde chicos se refleja más de grandes.

Resulta muy motivante que se realicen torneos estatales (de cualquier deporte) en el que niños de 8, 9 y 10 años siendo los más pequeños, tengan la oportunidad de demostrar y desarrollar su talento en las canchas. Fue así como en la Copa de las flores realizada en Nogales Sonora por la asociación estatal de Voleibol de Sonora, se pudieron disfrutar encuentros de niños con estas cortas edades.

En hora buena felicito a cada uno de los padres correspondientes a los niños participantes de cualquiera de los 36 equipos que se presentaron en esta copa, por la simple y sencilla razón de apoyar a sus hijos en lo que podría ser el inicio de una gran carrera como voleibolistas, en este caso, pudiendo ser la misma situación en cualquier otro deporte.

Y es verdad, muchas veces se tiene miedo en apoyar ese lado y que las consecuencias sean un descuido a los estudios, por eso también le corresponde a los padres dejar en claro la importancia de equilibrar estas dos ramas de la formación.

¿Vale la pena que tu hijo le invierta tiempo al deporte? Ni lo duden padres, valdrá la pena disfrutar de los avances que poco a poco va logrando, les sorprenderá como apenas un niño es capaz de realizar enormes hazañas.

Retomando el voleibol, hay niños de 9 y años de edad que manejan el balón como si hubiesen nacido con él, que un goleo tan fino y delicado que cuesta trabajo creer la edad que tienen, si sus remates ya son buenos, imagen los remates de un joven de 20 años que ya tiene 11 de experiencia, mejor que ver a uno de esa edad tocar el balón por primera vez fingiendo saber lo que hace y solo dar lástima o al menos risa.

Cría deportistas y con el tiempo, de la impresión te saltarán los ojos.


Notas Relacionadas

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota