Si pensaste, semanas atrás, que la etiqueta para el uso de cubiertos era un asunto caótico, toca reafirmar tu idea pues ahora veremos las reglas en la mesa usando los clásicos palillos chinos. Puede que, en alguna ocasión, hayamos pasado momentos de terror tratando de idear alguna manera de usar estos utensilios, quizá para poder darnos el lujo de presumir, a la hora de comer algunos deliciosos rollos de sushi, que podemos maniobrarlos como todos unos expertos en la cultura oriental. Pensaríamos que con tan solo sujetarlos y ser capaces de coger la comida sería suficiente, pero esto cambia si viajamos al otro lado del mundo y nos instalamos en la cultura que dio inicio al uso de estos utensilios, o bien si visitamos un clásico restaurante oriental. Así que, trasladémonos a alguna de estas dos situaciones y conozcamos qué hacer y qué no hacer a la hora de usar los palillos.

Explorando un poco de su historia, los palillos parecen venir de la dinastía shang (1766-1046 a.C.), época en donde se nombró a los palillos como “zhú” que a la vez designa a la palabra “bambú” pues los primeros palillos fueron creados de este material como un auxiliar al momento de ingerir los alimentos. Con la mejora de las condiciones económicas, los emperadores sustituyeron este material con otros como el oro, la plata (sobre todo porque esta podía reaccionar ante algunos venenos cambiando de color), el marfil o el jade, de esta manera los palillos pasaron a funcionar también como un símbolo de estatus social y una manera de demostrar la riqueza. Actualmente los materiales siguen siendo muy diversos, no solamente de aquellos palillos que son elaborados para cumplir su uso básico (el de sostener alimentos) sino también de los que funcionan como un artesanía o una decoración, pues se pueden encontrar palillos con incrustaciones de cristales finos.

El uso de los palillos se extiende principalmente por los países de China, Japón, las dos Coreas y Vietnam, aunque algunos otros los utilicen. Cada uno de estos tiene su propio protocolo y reglas a seguir pero las diferencias no son tantas. Aquí te damos una guía básica para sobrevivir a un almuerzo con palillos:

1- ¡Por nada del mundo deberás chupar o lamer tus palillos chinos! La comida debe ser llevada a la boca casi sin tener ningún contacto con ella.

2- Nunca clavarlos en el bol de arroz. Esta acción es común en el mundo occidental pero la realidad es que es algo muy mal visto en los países asiáticos. Hacer esto se relaciona con ofrendas espirituales por lo que a la hora de comer no debe realizarse.

3- Si tomas algo con tus palillos, no debes devolverlo. Sobre todo en alguna mesa repleta de alimentos. Aquí no debe haber indecisión: tomas algo, te lo quedas.

4- Así como hacerlo con el tenedor, el “picotear” la comida con los palillos también está mal.

5- No utilizar los palillos como un palo de brochetas, es decir, ¡no apuñales tu comida!

6- No debes dejar tus palillos en la mesa; estos deben reposar en un artefacto diseñado especialmente para esto (que ya lo incluye la vajilla oriental) o sí no hay uno a la vista, dejarlos sobre el cuenco de comida de forma paralela siempre y cuando hayas terminado de comer, pues hacer esto último aun habiendo comida en tu plato significará que la comida no te ha gustado.

7- Gesticular con tus palillos está mal visto así como pasar alimentos de unos palillos a otros. Si se quiere pasar algo, deberá primero ser dejado en un plato y posteriormente tomado por el otro comensal.

8- Para coger comida de un plato común debes hacerlo con otros palillos indicados para esto y no con los tuyos, por cuestiones de higiene.

9- Para jalar algún plato, hazlo con las manos, no con tus palillos.

10- No señales a nadie con tus palillos, mucho menos juegues con ellos (usándolos como baquetas o espadas) porque hacer ruido con los palillos es de mala educación.

Otro problema común a la hora de utilizar los palillos es desconocer la manera correcta de sujetarlos. Lo ideal es sostener el palillo superior como si fuera un lápiz, colocándolo en la separación entre el pulgar y el índice, mientras que el palillo inferior estará en la base de esta separación pero descansando sobre el dedo anular.

Sabemos cuan curiosas son estas reglas pero también es conocido el hecho de que estas culturas son bastante tradicionales, además, seguir el protocolo de palillos en un sábado por la noche al degustar un ramen también puede serte de utilidad para presumir tus nuevas habilidades como comensal.

*Evelyn Medina es estudiante de la Lic. en Literaturas Hispánicas en la UNISON. Ensayista y apasionada a las buenas historias, sobre todo aquellas que se cuentan a través de los sabores. Combina sus lados de literata y foodie en su blog de Instagram @arracheramx. Tambien puedes seguirla como @evemedinag.


Notas Relacionadas

Mi Sonora

El sprint final en seguridad

2019-07-01

Con mucha peligrosidad se sigue posicionando la narrativa de la violencia hasta el tuétano de nuestra sociedad, el horror de la barbarie ha alcanzado...

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota