Cuando pensamos en trajes dignos de una Met Gala (como la que acaba de pasar) lo último que se nos viene a la cabeza son prendas hechas de comida, y cuando imaginamos estas, nuestro pensamiento parece no salir de los típicos sostenes hechos con cocos o incluso extraños fetiches de comida en el cuerpo; pero no me refiero a ninguno de los dos casos anteriores, sino a ingeniosos y coloridos vestuarios “ultra fashion”, confeccionados a base de alimentos.

La idea nace en el 2006 de parte de los alumnos de gastronomía pertenecientes a la Universidad del Claustro de Sor Juana (ubicada en la CDMX), y a raíz de esta fecha, el evento ha ido ganando fama a nivel internacional, convirtiéndose en un concurso esperado en donde se fusionan las habilidades culinarias y el gusto por la moda de los participantes, quienes elaboran distintos vestuarios temáticos a base de platillos e ingredientes de la cocina.

Lo mejor de todo (por si no es lo suficientemente bueno vestir algo que sabrá tan bien como se ve) es que aquel vestido hecho con hojas de maíz, los accesorios de lentejas adornando el cuello, el sombrero de piñas, las alas de chiles pintados o el cinturón de lunetas crean un look con un perfecto balance entre lo exótico y lo estético, digna competencia de diseñadores de alta costura que también apuestan a lo extravagante.

La temática de este año fue “seres sombríos” (Lugubris) y el concurso, llevado a cabo a finales de abril, contó con treinta participantes que, inspirados en la mitología azteca, elaboraron prendas representando a ciertas criaturas mitológicas. Dentro de los ingredientes que usaron fueron barba de elote, palomitas, algas marinas, conchas, chiles secos que posteriormente fueron pintados, lengua de res, diversas frutas y verduras, dulces, chocolate, chapulines, plantas comestibles, entre muchos otros.

El jurado, aunque varía cada año, está conformado por reconocidas y prestigiosas personalidades del mundo de la moda y del ámbito gastronómico. El equipo ganador del primer lugar se hace acreedor de distintos premios, valuados en 115 mil pesos aproximadamente, y un viaje doble a París.

Al toparnos con figuras célebres del mundo del espectáculo Hollywoodense que portan estrambóticos vestuarios, no suena tan imposible predecir que, quizá en algunos años, los veremos con algunos de estos suculentos diseños.

*Evelyn Medina es estudiante de la Lic. en Literaturas Hispánicas en la UNISON. Ensayista y apasionada a las buenas historias, sobre todo aquellas que se cuentan a través de los sabores. Combina sus lados de literata y foodie en su blog de Instagram @arracheramx.



Notas Relacionadas

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota