El refrán adaptativo de esta opinión es "de tal palo tal batazo".

Cada domingo, en Hermosillo Sonora se lleva a cabo un torneo de softbol, lo que hace a esta liga diferente al resto del puñado de ligas de la capital, es que los equipos, o "klanes" como se refieren en el torneo, son puras familias.

Es decir que es muy común y emocionante escuchar un "hoy juegan los Rodríguez vs los Campas" o un "ahora van los Moreno vs los Flores". Los juegos regularmente son por las mañanas, en el estadio Estadio de softball M. Ortiz o en el mundialistas, mejor conocido como el choyal.

Resulta bastante satisfactorio ver como en las primeras dos entradas, de las siete que se juegan, dan la oportunidad a los pequeños del hogar de darse a conocer en este deporte. Niños que apenas y caminan tienen el valor de pararse en home y sostener el bat intentando buscar un buen hit, mas emocionante es ver como recorren las bases recibiendo instrucciones ya sea de su papá o algún otro miembro del equipo/familia.

Pero como es de esperar no todo es color de rosa, en algún momento del juego el ambiente se torna tenso entre gritos de aliento o gritos de reclamo según la posición de la familia. Jóvenes jugando al lado de sus padres, tíos, primos y hermanos, sin dejar de lado mencionar que las mujeres son bien recibidas también.

El nivel de la liga aumenta cuando la familia cuenta con jugadores experimentados tanto en beisbol como softball de otras categorías y es en esa ocasión cuando el ambiente familiar tiende a perderse un poco.
Los reclamos al umpire se hacen notar en coros de "¡¿estás ciego o qué?!", de los gritos mas comunes.

Las porras por lo general están formadas por las esposas o bien mamás de los jugadores, están presentes las tías, las novias y hasta las vecinas ya que muchos de los miembros son del mismo barrio y se conocen de años atrás.

Los klanes salen al campo con dos objetivos según la actitud que tomen, humillar/derrotar al equipo rival o bien pasar un agradable momento familiar llevando a cabo una sana convivencia.

Se vive de todo en estos encuentros y es una actividad común en la ciudad, ¿qué mejor que tener un juego matutino al lado de tu familia y al finalizar reunirse para compartir el resto del día?
Pese a que el valor de la convivencia algunos ya no lo empleen, hay personas para las que sigue siendo una prioridad.

Espero que los padres sigan instruyendo a sus hijos en este camino siguiendo los pasos de una relación con el deporte y se eviten menos situaciones de peligro en las calles.


Notas Relacionadas

Mi Sonora

Dios los hace y ellos se retan.

2019-05-21

¿Te has dado una vuelta por las canchas del estadio Héctor Espino? Casi a diario están llenas de jóvenes realizando diferentes actividades de...

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota