Qué bien ayer, ¿eh? Qué risa cuando tu amiga la pija casi se rompe la tibia por su empeño de salir montada sobre unos tacones de 12 centímetros. Y qué risa también cuando asustaste al típico moscón contestándole que eres antidisturbios cuando te preguntó que a qué te dedicabas. Una gran noche. Que acabo tarde. Tardísimo. Y que regaste muy, muy bien. ¿Copas? Ni te acuerdas. ¿Chupitos? Alguno cayó. ¿Resultado? La temida resaca. Pero tranquila, tenemos algunos remedios que pueden ayudarte.

¿Buscas exprimir su capacidad activadora y reconstituyente? Mal empiezas. El café es un potente estimulante gástrico, y lo que menos necesita tu estómago es activarse. Más bien, te pide reposo, cariño, tranquilidad. Evita el café en los días de resaca si no quieres contribuir, todavía más, a la sensación de malestar.

Nada de café
¿Buscas exprimir su capacidad activadora y reconstituyente? Mal empiezas. El café es un potente estimulante gástrico, y lo que menos necesita tu estómago es activarse. Más bien, te pide reposo, cariño, tranquilidad. Evita el café en los días de resaca si no quieres contribuir, todavía más, a la sensación de malestar.

Nada de paracetamol ni ibuprofeno
Aunque el primer medicamento se presente como el remedio para aliviar los síntomas de malestar, debe ser metabolizado por tu maltrecho hígado, que no está ahora para fiestas. Y el ibuprofeno quizá te solucione el dolor de cabeza, pero puede agravar todavía más el estado de tu estómago. Mejor optar por remedios naturales.

Nada de comida chatarra
Aunque sea lo que más te apetece. Una hamburguesa bien grasienta, una pizza cuatro quesos. Error: la comida rápida tiene una alta proporción de grasas y azúcares, difíciles de metabolizar de resaca y que únicamente ralentizarán, todavía más, el funcionamiento de tu aparato digestivo.

Nada de baños calientes

Una duchita bien de vapor hará que te reencuentres contigo misma. Otro mito. ‘Limpiarse’ con agua caliente contribuirá a que te deshidrates todavía más; por eso, huye de las altas temperaturas.

El mito de la cervecita para equilibrar el PH
Tal vez sea el mito por excelencia. Seguir bebiendo alcohol retrasará más la llegada de la normalidad e, incluso, recrudecerá los síntomas que ya sientes. Alcohol, con resaca, cero.
Por el contrario… Mucha vitamina C
Porque ayudará a metabolizar el alcohol que todavía permanece dentro de ti. Jugos de frutas, preferiblemente de naranja o limón, te rehidratarán con rapidez y te limpiarán de todos los componentes que están alterando tu cuerpo.

Mucha agua y bebidas para deportistas

En la línea del consejo anterior y que refuerza la idea de que la hidratación es fundamental. Si el agua todavía te sabe a tequila, siempre puedes optar por las bebidas isotónicas para deportistas. Aunque no te confundas: nada de refrescos carbonatados ni estimulantes, que también la retrasarán la vuelta a la normalidad de tu estómago.

Paños fríos con lavanda

Frente a las duchas de agua caliente, mejor paños fríos sobre la frente. El frescor del agua, sumado a las capacidades reconstituyentes de la lavanda –que habrás añadido previamente al agua– ayudarán a hacer desaparecer tu dolor de cabeza tan típico de la resaca.

También para beber: leche e infusiones de té con jengibre

La primera reducirá la irritación de tu sistema digestivo y el segundo eliminará las toxinas de tu organismo mientras te rehidrata.

Y para comer…

El plátano y los frutos sec0s contrarrestarán la bajada de azúcar y de minerales. Las espinacas y las verduras de hojas verdes te aportarán más vitaminas y minerales y el atún, las sardinas o la caballa repondrán tus niveles de vitamina B12, todos elementos fundamentales para acabar con la resaca.

Trucos para que no se te note la resaca si tienes que trabajar

La resaca ya es terrible en casa, pero todo se vuelve todavía más mortífera cuando además hay que sobrellevarla en la oficina. Por eso, además de mantenerte hidratada en todo momento, estará bien que te emplees a fondo con el maquillaje y que apuestes por cremas ricas también en vitamina B12 o en ampollas flash para borrar los signos de agotamiento. Además, no olvides eliminar los olores de la noche –a tabaco, a alcohol, a fiesta…– usando cosméticos con olores afrutados y mascando chicle de forma compulsiva para borrar el mal aliento. Y dedícate únicamente a tareas mecánicas que no te hagan pensar demasiado mientras dejas pasar los minutos de la jornada.


Notas Relacionadas

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota