México ocupa la deshonrosa posición 107, de los 108 países que la Unesco somete a encuestas para medir su hábito de lectura. Somos el penúltimo lugar de la lista, leyendo supuestamente 2.8 libros per cápita. Aún esta cifra es tentativa, es apenas un promedio; es decir que una sola persona podría devorar 100 libros al año y esa cantidad se reparte entre los que no leen ninguno.

Para combatir este México iletrado el gobierno actual ha comenzado una serie de acciones. A finales del mes pasado en Sinaloa el presidente Andrés Manuel López Obrador y el flamante gerente editorial del Fondo de Cultura Económica, Francisco Taibo II, dieron a conocer al público el plan nacional de lectura, que básicamente se puede resumir en dos estrategias: reducir el precio de los libros y llevar a cabo una campaña de promoción cultural empleando los medios de comunicación.

Según Taibo II los mexicanos no leemos debido a los altos precios de los libros. Si bien es cierto el lujo que supone una obra impresa, es imposible aceptar que esa razón tan superflua sea motivo suficiente para no leer ¿de qué nos sirven entonces las bibliotecas públicas y las escolares?

El primer paso de este plan se concretó el 31 de enero, fecha en que pusieron tres títulos a la venta por 49 pesos cada uno. Un arranque humilde pero al menos permite afirmar que ya se logró batir el precio mínimo de un libro en la industria editorial, que era de 50 pesos. Rematar las obras a precios bajos cumple una doble función: poner los libros al alcance de todos y al mismo tiempo evitar que las obras queden a merced del olvido, el polvo y la polilla de las bodegas. Es decir que, como cualquier otro artículo que circula en el mercado, los libros también se pueden ofrecer a precio de saldo para un beneficio masivo.

Guillermo Sheridan hace 12 años ya despotricaba en Letras Libres contra nuestro nulo hábito de lectura. Con tono severo expresó que el mexicano no lee porque no le interesa, el libro no le sirve ni como cuña para una mesa desnivelada. Seamos sinceros y que nadie se defienda alegando que ahora leen puro producto virtual vía celular o computadora, por ser mejor opción. Dos de las principales razones de los encuestados para no leer se debe a que supuestamente no tienen tiempo y a que temen por la salud de sus ojos. Ah, pero no fuera para ver sus likes en Facebook, videos en youtube, estúpidos memes y desafíos virales, porque entonces sí se les olvida que pasar 14 horas mirando una pantalla repercute en su preciada salud visual y su tiempo.

Lamentablemente el libro impreso deviene en mero objeto de idolatría capaz de inspirar respeto como símbolo añejo del saber, que se prefiere ver y no experimentar. Hace tiempo el propietario de una librería me confesó a modo de anécdota, que a su tienda acudía gente de alcurnia con el fin de comprar libros para abarrotar sus propiedades nuevas. Dicha gente no compraba los libros por autor, fecha o nación; los compraba por metros cuadrados, con fines ornamentales.

El problema del desinterés por la lectura en México es profundo y ha echado raíces en todos los estratos sociales sin distinguir edad ni sexo. Difícilmente se cambiará nuestra idiosincrasia sólo poniendo libros en manos de todos, sin embargo es buena la estrategia de llegar primero por el lado económico. Espero que de entre las estrategias de promoción a la lectura propongan nuevas actividades a nivel nacional en las que el dinero no interfiera, como lo son los intercambios y las llamadas siembra y cosecha de libros.

Promocionar la lectura es una forma de salvar la cultura y la memoria. Es también un intento de salvar al pueblo de su confort barbárico. Los estudios de la Unesco seguirán año con año, así que los resultados del Plan Nacional de Lectura serán de conocimiento público. Esperemos que un futuro cercano México logre salir del lugar 107, donde lleva estancado más de una década.


Notas Relacionadas

Mi Sonora

Bácum tierra de nadie

2019-02-19

Como si fuera un fragmento extraído de la película “El Infierno”, el municipio de Bácum, ese bello rincón del fértil Valle del Yaqui, v...

Comentarios sobre esta nota

  1. Malc 2019-02-13

    Hojalá, lograran lo poco a poco que leamos mas,

Comenta esta nota