Sin filtros y sin topes.

Los acontecimientos sucedidos en los últimos días me han llevado a pensar que nací en el país equivocado o que de plano perdí la brújula y estoy absolutamente errada.
Me di cuenta que de la apatía a la empatía el trayecto es contradictorio.
México es uno y tantos. Es la conjunción perfecta de soles y lunas, del norte y el sur, a pesar de las absurdas declaraciones del tal Quadri; del golfo y el Mar de Cortés, de los chamanes y aluxes , de los sismos y las pirámides...
En estos tiempos de odio, de absoluta desfachatez, de usar apelativos insidiosos y motes ofensivos, de bautizar indiscriminadamente con apodos hasta a los no bautizados, yo me auto aplico la unción salvadora y me asumo como una auténtica FÍ-Cha.
Y acuño este término porque pertenezco a ese minúsculo grupo de población mexicana que ha tenido la oportunidad de estudiar, de tener un techo , y de comer todos los días; a ese privilegiado segmento de la sociedad que tiene trabajo honrado , que protesta airadamente por hacer fila en una gasolinera y no fila para pasarme “al otro lado”, o porque en mi municipio, de alto poder adquisitivo, pasa el camioncito de “ fierros viejos que vendan” y me contaminan auditivamente como lo escribió Aguilar Camín convencido de la atrocidad que ello le significa.
Si soy fiffi porque puedo comprar mis propias cosas en mi propio país, a pesar de la delincuencia y de tanta miseria que me rodea.
Soy Fiffí porque no pertenezco a esos 95 millones de pobres; porque bien o mal ejerzo mi libertad y exijo mis derechos aunque no cumpla con todos mis deberes.
Irremediablemente me reconozco en los que menos tienen, en los que históricamente han sido olvidados.
Soy Chaira, si quieren, porque creo en la justicia social, en la urgencia de retomar valores universales como el respeto, la tolerancia, la igualdad.
Aunque se burlen de Alfonso Reyes, o piensen que solo es una avenida de la Condesa.
Porque odio (con odio jarocho) al racista, al clasista, al ignorante gustoso, al manipulador, al chayotero y al que maicea.
Porque encuentro absurdo que el INE sea dirigido por quien -aunque fuese en privado- se burló de nuestros indígenas, y no tuvo los tamaños de renunciar.
Porque no comulgo con chingarme al SAT alterando facturas o haciéndome güey con los impuestos; porque no me hago de la vista gorda si los del tianguis se roban la luz. O un “coyote” quiere cobrar al ignorante por un trámite gratuito. Soy chaira porque alzo la voz y no permito la difusión de infamias y exhibo a quienes lo hacen.
Porque estoy convencida que hacer patria no es haber votado por López Obrador, ni ser “pejezombie” o balar en las redes, sino aportarle al país un cachito de mi bienestar sea a través de compartir mis habilidades o sencillamente cumpliendo con lo que me toca;
porque estoy cierta que ser mexicana es ser patriota no patriotera, no andarme rasgando las vestiduras por la agenda oculta del nuevo presidente que dicen que les dijeron o porque las fakes News dicen que los supermercados están vacíos, que hay escasez de lo básico cuando por años los indígenas de las sierras no comen más que maíz y chile, si bien les va! ...porque estoy cierta que hay que mirarnos con respeto y amor;
hacer de los calificativos, impulsos de mexicanidad en el sentido que le dio Vasconcelos, en el sentido de honrarnos a nosotros mismos.
Hacer conciencia y no creer infundios ni reproducir noticias falsas. Porque yo no le abono a la mentira ni engordo al miedo.
Creo que es justo que todos nos convirtamos en las Fí-Chas más importantes de todos los tableros de la agenda nacional, movernos al ritmo que la nación exija, sin brincarnos y sin comernos, sin corromper, sin roer ni joder al de enfrente.
Espero no ser la única Fí-Cha en este país de tantos y tantos millones de habitantes tan díscolos como distantes entre sí.
No se si los treinta millones que externaron su voto lo hicieron por hartazgo o por convicción pero de una cosa estoy segura TODOS LO HICIERON POR UN MEXICO MEJOR. Y si de apuestas se trata, yo lo hago por este país mío tan desgarradoramente explotado por una cúpula política, líderes sindicales de marras, para quienes no fue suficiente el alto honor de representar a un país y sus habitantes; que robó y robó, una y otra vez.
El PAN (que rico es el pan por cierto), pero no el partido político aunque pensándolo bién, también., tuvo la oportunidad del cambio, de revolucionar conciencias y de marcar la diferencia. No hizo ni lo uno ni lo otro; nos regaló La Estela de Luz tan opaca y oscura como el cementerio en que volcó al país.
Llamémosle como le llamemos, los mexicanos tenemos que revalorarnos, sin importar si somos fiffis, chairos, anarquistas, apolíticos,.... zurdos o diestros,.
La ficha está moviéndose y hemos de entrarle a la jugada con la misma pasión que festejamos un 15 de septiembre o el gol en un mundial, con la misma entrega y crítica con que hemos sobrevivido a las vapuleadas y rateradas de tantos y tantos líderes sindicales, gobernadores, presidentes municipales, secretarios de estado y ni que decir de los presidentes.
El tejido social, la confianza y la credibilidad están rotas, escasas y zurcidas.
Una vez más debemos tener la certeza de que México nos necesita unidos.
No sigamos dando muestras de bajezas, no mostremos al mundo la vileza de la que somos capaces y que ha quedado más que patente en las redes sociales como si fuera el pan nuestro de cada día.
Respetemos nuestras diferencias y ejerzamos nuestra crítica con responsabilidad.
No alimentemos al monstruo de mil cabezas, al pulpo manipulador, menos aún cuando en los terremotos y las tragedias hemos sacado la casta de manera tan ejemplar.
Qué nos pasó? Es el hartazgo o es la manipulación, es la guerra sucia o la cerrazón, es la ignorancia o la ignominia? No lo sé.
Durante 70 años a nivel federal esta nación fue gobernada por un partido cínico y corrupto que la sumió en crisis de educación y que a sabiendas o no, desmembró a las familias e hizo que se perdieran valores fundamentales y convirtió áreas enteras en pueblos fantasmas y las grandes ciudades se atascaron de zonas con una marginación inaudita y una ignorancia total. Nos llevó a vivir de crísis
en crísis, de escándalos mayúsculos a inconmensurables; de partenones a casas blancas, de Tlatelolco a Ayotzinapa; de fobaproas a estafas maestras con absoluta vista gorda.
Realmente no lo sé y los sucesos habrán de marcarme el camino o estigmatizarme para siempre. Pero no estoy de acuerdo en que este país siga expulsando a su gente para obtener remesas.
Quiero confesarme y expiar mis ideales, mis esperanzas absurdas.
En esta época donde las mezclas toman otro color, las ideas otro matiz y los sincretismos son esenciales para entendernos como ciudadanos del mundo, yo me declaro orgullosamente mexicana.
SOY UNA FÍ-CHA, porque lo que necesitamos es conciliación empezando por los términos apodos o motes...si ya sé que por años para algunos he sido toda una fichita pero hoy, no se trata de ese apelativo tan mexicano y despectivo sino de la simbiosis en que he sido sumergida por la terrible guerra de modos y formas de ver la vida y de expresar ideas y miserias. Cada quien hace Patria a su manera, dicen. Ojalá la hagamos al unísono con el corazón por delante.
La moneda está en el aire. Anverso y reverso. Águila o sol.
Y mientras tanto, Elisa Carrillo la prima bailarina mexicana se alzó ayer con La Pluma de la Danza 2018 convirtiéndose así en la primera nacional en recibirla y en una de las poquísimas extranjeras merecedoras de tal distinción en Rusia; y en Inglaterra ,Elena Rodríguez Falcón dirigirá a partir de agosto una universidad única en el Reino Unido y el mundo, con el nuevo modelo de tecnología e ingeniería destinada a preparar a jóvenes interesados en cuatro temáticas ingenieriles: alimentar al mundo, vivir en armonía, moldear el futuro y un planeta sano.
Sinos y signos alentadores que demuestran que los mexicanos somos mucho más que redes sociales y críticas atroces.
Ya con esta me despido, según papá Google en México durante 2018 los personajes más buscados en internet fueron en orden :
Fredy Mercury,
Andrés Manuel López Obrador y Mariana Yazbek.
Hasta en las búsquedas el internauta mexicano es una auténtica fichita y deja al descubierto sus tan distintos intereses y expuestas dicotomías morales que al menos con estos nombres crean un tercio de intereses que no se si son premonitorios: música, política y chisme. Pan y circo. La guerra y la paz. O como decía el gran Groucho: “si no le gustan mis principios… tengo otros”.
Así o más clarito?
Hasta la próxima sí la hay.


Notas Relacionadas

Mi Sonora

No me puedo callar.

2018-11-13

“IMPRESIONANTI” constatar cómo está doliendo saber que se va a perder el hueso; que dejarán de comer chayote. No más embute para embusteros ...

Mi Sonora

Los muertos muertos y los muertos vivos

2018-10-31

Este año, en mis ofrendas y decoración de Halloween, el sincretismo está al máximo.Son una mezcolanza a todo mecate, un poco inspiradas en estos t...

Mi Sonora

Por algo le nombran Arte Culinario

2018-10-11

Yo no lo sé de cierto. Lo supongo, dice el dios Sabines.Un sin fin de posibilidades.De oportunidades, también.Para un Sibarita mi sazón y excéntri...

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota