“IMPRESIONANTI” constatar cómo está doliendo saber que se va a perder el hueso; que dejarán de comer chayote. No más embute para embusteros que degradaron el periodismo al extremo de ser llamados periodistas. Muchos de ellos convertidos en iconos de tan noble oficio.

Derecha nacionalista/izquierda fascista —y viceversa- : los extremos siempre son excesos. Ni todo negro, ni todo blanco; aunque México esté teñido de rojo.

Surgen ya las aves rapaces en ambas esquinas; no cesan los insultos. Parece que se acabó la inteligencia para escuchar y respetar. Para debatir. Los “pelos de la burra en la mano”, se acabaron, se volvió calva.

Como dicen que dijo Lopez Por Pillo: “estamos al borde del abismo, pero hemos dado un paso adelante”.

Tengo dos mijos jijos prestados por la vida y un montón de jijos y jijas putativas, de sobrijijas, de amijijos, entenados, pupilos e hijos de la ... prestados. Por todos ellos, por RESPETO a esa “camada” que se enfrentará al México venidero ( y que ahora mismo muestra más cordura y mesura) es que deseo de todo corazón que TODOS nos CONVIRTAMOS en FIFICHAIROS O CHAIROSFIFI, a mucha honra MEXICANOS de buena ley y que “nos empiecen a embonar los chiles”, que se acabe el “territorio comanche” (definición acuñada por Pérez Reverte) en que se ha convertido nuestro país y que el dios dinero alcance para que esta sociedad tan desigual, se empareje aunque sea un poquitito; que recuperemos la empatía hacia el ser humano que no puede ni debe ser de primera, segunda...

Que logremos reconciliarnos en lo esencial: HUMANIDAD; que no hagamos una transformación de cuarta y que dejemos de comportarnos como de quinta.

Hubo una vez que este pueblo marchó de blanco, lleno de luz y no de negro, plagado de oscuridad...

Hubo una vez que esta nación se agrietó las manos removiendo escombros en busca de sobrevivientes y no rastreando fosas y amontonando cadáveres.

Hubo una vez y habrá muchas más.

Cuestionemos, critiquemos, con argumentos no con insultos.

Que nuestra altura de miras sea mayor a nuestras miserias.

Dejemos a las religiones pontificar; nosotros, los simples mortales debemos trabajar, juntos, por un México verde justo; blanco esperanza; rojo de corazón palpitante y no desangrado. En donde el águila( que todos los mexicanos representamos por nuestra magnificencia como pueblo), extermine a las víboras “tepocatas” o ya de perdida las deje chillando.

No seamos patrioteros, nacionalistas ni, a la vieja ultranza, aves de mal agüero.

Si queremos un México de primer mundo, hagamos las paces.

A su merced.


Notas Relacionadas

Mi Sonora

No me puedo callar.

2018-11-13

“IMPRESIONANTI” constatar cómo está doliendo saber que se va a perder el hueso; que dejarán de comer chayote. No más embute para embusteros ...

Mi Sonora

Los muertos muertos y los muertos vivos

2018-10-31

Este año, en mis ofrendas y decoración de Halloween, el sincretismo está al máximo.Son una mezcolanza a todo mecate, un poco inspiradas en estos t...

Mi Sonora

Por algo le nombran Arte Culinario

2018-10-11

Yo no lo sé de cierto. Lo supongo, dice el dios Sabines.Un sin fin de posibilidades.De oportunidades, también.Para un Sibarita mi sazón y excéntri...

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota