Yo no lo sé de cierto. Lo supongo, dice el dios Sabines.
Un sin fin de posibilidades.
De oportunidades, también.
Para un Sibarita mi sazón y excéntricos atrevimientos resultarán un desperdicio.
Y sin embargo creo, (Mikhail Romm y su póstumo documental) que para los tres “gourmé” que habitan mi corazón y mi razón, nunca serán suficientes aunque sí provocativos mis antojos en cuestiones del paladar.
Tienen razón.
Puedo dar más, Mezclas al instante, combinaciones de olores, sabores y magníficos cuadros multicolores.
Los Chefs son artistas, vaya que lo son.
Yo no. Yo solo soy una simple y humilde cocinera que ha aprendido de manera casi autodidacta y casi mágica.
Quise ser maga y ningún truco se me dio.
Encontré la magia en la cocina. Escondites llenos de brujería: azúcar y sal.
Guisar con y sin prisa; mezclar a mi propio ritmo; al diablo las recetas, que tengo un infinito de encuentros y desencuentros gustativos y olfativos.
Que más da seguir un orden.
La belleza está en el caos. La lava más candente se pasma ante lo gélido.
Qué más da si en lugar de una pizca de pimienta pones un montón de canela. Atrévete a probar.
Las matemáticas, en la cocina, no aplican. Conmigo llevan las de perder.
Ah! Y los estándares culinarios, también, bye bye.
No soy Chef. Soy voz hecha ingrediente, olfato hecho poesía, y vista daltónica y bizca en poder de unas manos congraciadas con lo más sagrado: los alimentos.
Qué más me da si delante del sartén se cuecen las ideas, se imaginan las pasiones y se funden los intentos.
Se me da.
Dicen los quejosos. No cocines así: voy a engordar.
Pero si todo es sano (ay, sí, ajá) protesto CASI SIEMPRE, ca-si, siem-pre.
Al unísono afirman PERO son las cantidades!!!
Ah, ya entendí, al fin...
Como las papas esas de las que no puedes comer solo una: no pueden comer con moderación.
Y yo sigo aquí.
Guiso que guiso, que más da.
Cuando el placer se entrelaza con la intuición: los recuerdos forman un Van Gogh, los pensamientos un antojo kafkiano y las cuitas brotan del sartén evocando a Rimbaud
Amén.








Notas Relacionadas

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota