Quienes tengan una mascota concordarán que es difícil acompañarla en una enfermedad y más aún, tener que despedirla si no tiene posibilidades de una mejor vida. Tanto es el amor que una persona puede llegar a sentir por un animal, que muchas veces estos son tratados y considerados como uno más de la familia.

Cuando en casos más extremos, los veterinarios deben tomar la decisión de sacrificarlos, suele ocurrir que los dueños no resisten acompañarlos cuando son inyectados.

Sin embargo, esa decisión comenzó a ser debatida a partir de la revelación de un veterinario.

La usuario de Twitter Jessi Dietrich, le preguntó a un veterinario cuál era la parte más difícil de su trabajo y éste le respondió que el dormirlos para siempre.

“Dijo que cuando tenía que sacrificar a un animal, el 90% de los dueños no querían entrar en la habitación cuando los inyectaba, por lo que los últimos momentos de la mascota suelen ser buscar frenéticamente la mirada de sus dueños. Eso me rompió”.

En la misma dirección, la clínica veterinaria Hillcrest de Sudáfrica publicó en su página de Facebook por qué no se les debe dejar solos en ese momento:

“Cuando tengas que llevar a tu mascota al veterinario para que tenga un final sin dolor, quiero que sepas algo. Tú has sido el centro de su mundo TODA SU VIDA. Quizás él ha sido sólo una parte de la tuya, pero todo lo que conoce es a ti como su familia… Para nosotros, como humanos, es devastador perderlos, pero por favor, te ruego que no los dejes solos. No dejes que se transiten de la vida a la muerte en un cuarto con extraños, en un lugar que no les gusta. Lo tienen que saber (.) es que ellos te buscan cuando los dejas”, explicaron.

https://goo.gl/39Lajs



Notas Relacionadas

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota