Entonces, ¿qué está impulsando la reaparición de los vuelos supersónicos (e hipersónicos)? Obviamente, las tecnologías convergentes como los materiales y la fabricación aditiva están contribuyendo al renovado interés, ya que apuntan a la viabilidad de piezas de aviones livianos impresas en 3D que pueden soportar condiciones extremas de vuelo hipersónico o de cohete.

Algunas otras innovaciones tecnológicas también permiten la fabricación y el mantenimiento de estas aeronaves.

Los datos masivos y la IA permitirán a los fabricantes y operadores avanzar hacia el mantenimiento predictivo y la gestión del estado, que son importantes para las aeronaves sin piloto y los viajes espaciales, así como para los aviones militares y comerciales.

Los participantes en la industria ya usan cadena de bloques como medio para compartir información sobre piezas de aviones entre todos los que participan en la cadena de valor aeroespacial. Y este es solo un ejemplo de la revolución digital que facilitan el hilo digital y el gemelo digital.

Entonces, ¿viajaremos de Nueva York a París en media hora próximamente?

Esto está muy lejos de la realidad. Ciertamente, sin embargo, la disponibilidad de inversión es importante para alcanzar estos objetivos elevados.

La disponibilidad financiera amplía el ecosistema. Los viajes espaciales y aéreos son un campo donde los actores aeroespaciales establecidos se unen ahora con Elon Musk (SpaceX, Hyperloop), Jeff Bezos (Blue Origin), Richard Branson (Virgin Galactic y Virgin Orbit) y el cofundador de Microsoft, Paul Allen (sistemas Stratolaunch). Tanto los participantes ya existentes como las nuevas empresas se están beneficiando de los fondos disponibles.

En su búsqueda por lograr la adopción masiva de las soluciones de mañana, los nuevos participantes se están uniendo en la industria aeroespacial. Los participantes grandes y pequeños han logrado formar equipos y acordar algunos estándares para los próximos 100 años. Continúan haciéndolo hoy, mientras adoptan nuevas tecnologías como los datos masivos, la automatización, la cadena de bloques y la impresión 3D dentro de este consenso.

A la luz de importantes desafíos tecnológicos, normativos y de seguridad, el consenso es el camino a seguir para toda la industria.

David Alexander es director de Estándares aeroespaciales, Sociedad de Ingenieros de Automoción Internacional.