El lunes, el enfrentamiento entre una campeona universitaria de debates originaria de Israel y un locuaz programa de computadora de IBM demostró que hay nuevos logros en la búsqueda de computadoras que puedan tener conversaciones con humanos. También generó una pregunta atípica para los pensadores profundos de la industria tecnológica: ¿es posible que una máquina hable demasiado?

En una oficina de IBM ubicada en el centro de San Francisco, Noa Ovadia, una universitaria de último año que ganó un campeonato israelí en 2016, se batió con un programa de IBM llamado IBM Debater.

Ovadia argumentó en contra de los subsidios gubernamentales para la exploración espacial. La máquina lo hizo a favor: dio tres discursos breves con una monotonía creada de forma digital y, al menos de alguna manera, respondió a las opiniones humanas de Ovadia.

"Otro punto que creo que mencionó mi oponente es que el dinero se debe gastar en cosas más importantes que la exploración espacial", dijo la máquina durante su refutación prolongada. "Es muy fácil asegurar que hay cosas más importantes en qué gastar el dinero, y yo no estoy de acuerdo. Nadie está diciendo que es el único artículo de nuestra lista de gastos".

Con un desarrollo de seis años, este sistema de inteligencia artificial es parte de un esfuerzo mayor por construir tecnología que pueda interactuar con personas de la misma manera en la que lo hacemos entre nosotros.

El mes pasado, Google hizo la demostración de un sistema, llamado Google Duplex que puede hablar por teléfono a un restaurante y hacer reservaciones para cenar. En China, puedes marcar a Xiaoice, un "bot conversacional" que creó Microsoft, y chismorrear durante algunos minutos.

Durante varios años, las empresas como Google, Amazon y Apple han ofrecido asistentes virtuales en dispositivos y aplicaciones en teléfonos inteligentes que responden preguntas simples o realizan tareas sencillas ("Oye, Siri, pon mi alarma para mañana a las 7 a. m.").

Los proyectos como IBM Debater y Google Duplex demuestran que este tipo de sistemas están comenzando a ir más allá de los comandos sencillos. Sin embargo, también demuestran las limitaciones de la tecnología actual.

El sistema de IBM fue diseñado para debatir sobre cien temas, pero estas interacciones están muy restringidas: un argumento inicial de cuatro minutos seguido de una refutación al argumento de su oponente, y después un alegato que resume su propio punto de vista. No fue exactamente Lincoln vs. Douglas.

En el argumento inicial, la máquina dijo que la exploración espacial subsidiada "inspira a nuestros niños a buscar una educación y carreras en ciencias, tecnología y matemáticas".

"Es más importante que tener buenas carreteras, escuelas mejoradas o una mejor atención médica", agregó.

Noam Slonim, un investigador de IBM que ayudó a supervisar el proyecto, estimó que en esos cien temas la tecnología podría tener un debate "significativo" durante el 40 por ciento del tiempo. IBM escogió el tema para el debate en vivo antes de comenzar. En algunos casos, los discursos prolongados de la máquina dieron oportunidad de ver cómo iba construyendo sus argumentos: identificó oraciones y frases relevantes y después las combinó en un pensamiento computarizado bastante coherente.


Notas Relacionadas

Mi Sonora

Por una sana convivencia escolar

2018-09-23

 Para fomentar un ambiente de sana convivencia e inculcar la prevención de situaciones de acoso escolar en los planteles de educación Básica, ...

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota

Columnas


Columna Invitada