Hay quienes de lunes a viernes no hacen nada, y sábados y domingos descansan. Y no hablamos de mera actividad física, sino de ejercicio mental financiero. En la biografía de uno de los jóvenes creadores de WhatsApp existe un pasaje en el que, literalmente, se lee lo siguiente:

“Siempre me preguntaba: ¿cómo puedo hacerme rico? ¿Qué puedo hacer para darle a miles de personas algo por lo cual yo reciba como premio algunos cuantos millones? Creo que hay determinadas preguntas que te haces a ti mismo y que te obligan a pensar, a encontrar nuevas salidas y darte cuenta que si bien puede ser difícil, también puede ser fácil.”

La pereza trae pobreza

Señores, hay gente que tiene tiempo para quejarse y no para razonar. Hay gente que siente vergüenza para ponerse a vender algo, pero no sienten nada de vergüenza cuando tienen que pedirle a su casero que le de crédito.

La pregunta es: ¿qué tipo de pensamientos tienes? ¿De riqueza o de pobreza? Otro gran problema es la zona de confort. “Es que lo que yo quiero es pasarla bien”, “nosotros nos conformamos con tener lo necesario, ni que nos sobre ni que nos falte”, “es que lo importante es la salud y que la familia este unida.”

Señores, eso es pura mediocridad. El viejo griego decía: “la clave es dar en el justo medio.” En otras palabras, usted puede tener un perfecto equilibro sin sacrificar ninguna área de su vida. Menos la financiera.

Usted puede tener salud y ser rico.

Usted puede tener una familia unida en sólidos principios y al mismo puede tener millones. Lo uno no quita lo otro. Pero ¿qué se requiere? Se requiere no caer en la ley del menor esfuerzo. Se requiere vivir, no sobrevivir. Se requiere ser alérgicos a la mediocridad. No queremos gente que se dedique a ver novelas de esas que profundizan la idiotez, sino gente que haga negocios. No queremos gente que se la pase engordando mientras ve televisión basura, sino gente que viaje, que realmente disfrute.

Queremos gente creciendo.

Gente haciendo dinero.

Fuente: Mentalidad Empresarial


Notas Relacionadas

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota

Columnas


Columna Invitada