Los testículos son una de las partes del cuerpo masculino (además del pene) que más placer puede experimentar si se sabe estimular. Una boca cálida y una lengua hábil pueden hacerles sentir una revolución sensorial mediante la práctica que está enloqueciendo a los hombres.

Nos referimos al teabagging: el acto de introducir en la boca los testículos de la pareja para que, por medio de ligeras succiones y caricias con la lengua, ellos experimenten un placer infinito. La mejor manera de hacerlo es metiendo “bolsas de té” en la boca para después recostarse y permitir que el hombre se arrodille a la altura de la cara, dejando al alcance de los labios y la lengua sus testículos.

Quienes estén familiarizados con la serie de televisión Sex and the City, seguramente recordarán un capítulo en el que Samantha hace mención de esta práctica llamándola –precisamente– teabagging.

Antes de poner en práctica esta alternativa sexual es importante mencionar algunos aspectos fundamentales para que el teabagging sea todo un éxito:

1. Comienza con pequeñas lamidas y caricias con la mano antes de llevar los testículos enteros a tu boca. Es un proceso que debe hacerse de manera calculada y sorpresiva para que enciendas a tu novio.

2. Hazlo con delicadeza y sin morder, ya que podrías hacer que tu pareja se sienta incómodo o incluso podrías causarle dolor.

3. Si notas que a él no le gusta, opta por otra opción antes de que las ganas de tener sexo se esfumen, pues no todos disfrutan del teabagging.

4. Si no tienes problema de lidiar con el exceso de vello púbico, entonces prosigue; de lo contrario acuerda con él eliminar el vello antes del teabagging.

5. No sólo te concentres en los testículos, usa tus manos para acariciar y darle placer a su pene.

6. No te sientas obligada a seguir adelante si no te sientes cómoda; durante el sexo no deben existir los actos forzados.

Innovar en el sexo es una estrategia que siempre le vendrá bien a cualquier pareja. Ya sea que apenas lleven unos meses juntos o varios años, experimentar ayudará a que sus encuentros estén salpicados de adrenalina, diversión y magia. También es una manera de hacerle ver a la otra persona tu interés por explorar otras áreas de su cuerpo y no únicamente las tradicionales. La vida es imaginación y sin ella no habría intensidad y satisfacción sexual. Invita esta noche a tu pareja a tomar un té en la intimidad de su habitación y llévalo a experimentar otro tipo placer mediante el sexo oral.


Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota

Columnas

Frida

¿Así, o más clarito?

Claudia Pérez Atamoros