A veces, los problemas y los fracasos se acumulan como una bola de nieve. En esos momentos, muchos tienden a desanimarse y pensar que no tiene sentido seguir intentándolo.

Existen ejemplos inspiradores de la vida de personas exitosas que, con su propia experiencia, demostraron que siempre es necesario avanzar hacia tu propio sueño.

Woody Allen

El 4 veces ganador de un "Oscar" y director de culto, Woody Allen, fue expulsado de la Universidad de Nueva York después de suspender varios exámenes de Cinematografía. Esto no amedrantó a Woody, quien de todos modos se sentía aburrido en esta universidad. Aun así logró su objetivo.

Ursula Burns

Ursula Burns comenzó su trayectoria en la empresa estadounidense Xerox apenas obtuvo el título en la Universidad de la Escuela de Ingeniería Tandon de Nueva York. La compañía se dio cuenta de la ambición de la joven y la contrató como asistente. Sin embargo, a la edad de 32 años no había sido promocionada. Sólo al cabo de 10 años, todos sus esfuerzos se vieron recompensados con creces: primero se convirtió en vicepresidenta de desarrollo global, y ahora, Ursula es presidenta y CEO de Xerox.

Gabriel Jesús

Este jugador de fútbol brasileño, Gabriel Jesús, es uno de los delanteros de uno de los clubs más famosos, "Manchester City". En 2014, descalzo, pintaba las aceras en los preparativos del Mundial. Lo hacía para ganar dinero.

Luego vio el partido de su equipo favorito en la televisión y se fijó una meta: jugaría un día por su país. ¡Y lo hizo! Ahora, Gabriel recibe 80 mil USD a la semana y es uno de los jugadores más prometedores.

Harland Sanders

El primer restaurante del coronel Sanders no fue capaz de superar a la competencia y quebró. A la edad de 65 años, Harland comenzó a viajar por los Estados Unidos ofreciendo deliciosas alitas de pollo apanadas en todos los establecimientos. Fue rechazado en 1.008 ocasiones exactamente. Sin embargo, no se dio por vencido y siguió creyendo en su receta única de pollo, gracias a la cual, al final, creó la famosa cadena KFC.

Elon Musk

Los fracasos alcanzaron a este multimillonario canadiense-estadounidense siendo ya bastante adulto. Por poco quiebra PayPal y, como resultado de la decisión de la junta directiva, fue despedido justo cuando abordaba un avión para disfrutar de sus vacaciones.

Al cabo de 16 años, fue capaz de volver a comprar el dominio X.com, que antes le pertenecía a él, y que se había convertido en la base para la creación de PayPal; pagó a la compañía 5 millones de dólares. Su ejemplo muestra que los fracasos ocurren por alguna razón, y que nos ayudan a tener más aspiraciones en la vida.

Anna Wintour

Después de trabajar poco más de medio año, Anna Wintour fue despedida de su cargo como columnista de moda en la revista Harper’s Bazaar, por haber mostrado su desacuerdo con el editor.

La jefa actual de edición de la revista Vogue de Estados Unidos dijo que este acontecimiento en su vida fue un incentivo para mejorar. Anna se convenció desde ese momento que si crees en algo o, por el contrario, si no estás de acuerdo, vale la pena decirlo y defender tu opinión, ya que la singularidad de tu pensamiento siempre es valorada en una empresa.

Howard Schultz

Howard Schultz dejó la compañía Starbucks, que entonces se dedicaba a la venta de granos de café. La razón por la que abandonó la empresa es que su idea de desarrollar una cadena de cafeterías no fue apoyada por la dirección. Howard quería crear algo especial, un lugar que combinara el café de alta calidad con un ambiente acogedor, al que la gente quisiera volver.

Dos años más tarde, Schultz compró Starbucks, popularizó la marca en los EE.UU. e hizo una red que se volvió famosa en todo el mundo.

Stan Smith

Al inicio de su carrera como jugador profesional de tenis, Stanley Roger Smith fue rechazado por los organizadores de la Copa Davis: al joven no se le permitió ser el recogepelotas pues era distraído y desordenado.

Pero Stan estaba convencido de que el tenis era su vocación. Finalmente alcanzó su objetivo y llegó a ganar la Copa con la selección de Estados Unidos en 8 ocasiones. Así demostró cuán equivocados estaban aquellos que lo rechazaron.

Nick Woodman

Después de graduarse de la universidad, Nick fundó su empresa, Funbug, un sitio de juegos en línea; sin embargo, a pesar de su enorme éxito, este pronto se fue a la quiebra.

Con el fin de recuperarse de alguna manera de este fracaso, se fue con sus amigos a Australia, en donde comenzó a practicar su deporte extremo favorito, el surf. Fue allí donde, observando a los surfistas profesionales, se le ocurrió la idea de crear una cámara de acción cómoda y pequeña, la GoPro, con la que posteriormente se hizo multimillonario.

Nick está convencido de que, si no hubiera sido por ese fracaso, nunca habría hecho de su afición el trabajo de su vida.

Soichiro Honda

Soichiro se crio en el seno de una familia muy pobre, por lo que desde su infancia se vio obligado a ayudar a su padre. Después de la secundaria continuó trabajando como simple mecánico, y abandonó la idea de estudiar. Instalaba motores viejos en bicicletas y soñaba con crear sus propias motocicletas de materiales caros, con ruedas de cromo y asientos de cuero.

Los sueños pueden hacerse realidad si los perseguimos con obstinación. Después de un tiempo, Soichiro fue capaz de abrir su propia compañía, Honda, que vende unas de las mejores motocicletas del mundo.


Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota

Columnas

Frida

¿Así, o más clarito?

Claudia Pérez Atamoros