Hoy en día la sociedad ve con total normalidad los tratamientos para combatir terribles enfermedades cuando la salud está muy deteriorada. En contraparte, la cultura de la prevención no es tan popular como debería.

El doctor Andrew Weil, experto en nutrición egresado de la Escuela de Medicina de Harvard, dijo:

“Imagina un mundo en el que la medicina estuviera orientada hacia la salud en vez de hacia la enfermedad. Donde los doctores confiaran en la capacidad natural de curación del cuerpo humano y pusieran más énfasis en la prevención que en el tratamiento. En ese mundo pacientes y doctores serían socios buscando un mismo objetivo.”

La realidad, lamentablemente, es mucho más complicada. Nos enfrentamos a males cada vez mayores por dos cuestiones que suelen afectar a cada individuo: estrés y falta de sueño. De hecho el cansancio se ubica como una de las principales causas de accidentes.

Antes de justificar que con tan sólo 5 horas de sueño eres capaz de realizar al 100% tus actividades diarias, date unos minutos para leer la información que he preparado para ti. Recuerda que nunca es tarde para cultivar nuevos hábitos, sobre todo si éstos ayudan a mejorar tu salud.

1. Descansar bien ayuda al cuerpo y a la mente

Un buen descanso diario trae diversos beneficios, ayuda a oxigenar el cerebro, a regular los niveles de estrés y aumenta la habilidad de aprendizaje y memoria. Sin embargo la sociedad actual valora muy poco el tiempo de descanso, ya que hay tantas actividades por hacer y demasiadas distracciones. A pesar de que algunos afirman que con 6 horas o menos es suficiente para descansar y rendir bien a diario, la realidad es que esas personas ponen en riesgo su salud y su seguridad.

2. Se debe dormir un mínimo de 7 horas diarias

Se supone que un adulto debe dormir entre 7 y 8 horas diarias, para completar el ciclo del sueño y tener energía para todo el día; en el caso de los adolescentes lo ideal es dormir 9 horas, ya que continúan en desarrollo, pero esto resulta casi imposible. Con las redes sociales, los videojuegos y el acelerado ritmo de vida actual, los jóvenes crecen con malísimos hábitos de descanso y, obviamente, entrarán en el círculo vicioso del estrés- cansancio en la etapa adulta.

3. La técnica “4-7-8” del doctor Andrew Weil

Es una técnica muy sencilla, que puedes practicar las noches en las que no logras dormir aunque todo esté en absoluta paz y silencio. Debes hacer lo siguiente:

● Toma aire por la nariz durante 4 segundos

● Mantén el aire en los pulmones durante 7 segundos

● Expulsa el aire durante 8 segundos

En verdad es una técnica muy efectiva. Debes repetir el procedimiento anterior hasta que te quedes dormido. Créeme que será muy pronto. El éxito de esta técnica se debe a que la respiración ayuda a bajar el ritmo cardiaco, entrando en un estado de relajación que te conduce al sueño.

Inténtalo y verás que descansarás mucho mejor. No olvides que teniendo buenos hábitos podrás gozar de excelente salud; procura siempre tener en casa frutas y verduras frescas, consume menos azúcar, manténte activo y practica la técnica del 4-7-8 para conciliar el sueño en noches de insomnio. ¡Ánimo!


Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota

Columnas